Txus Hernández, el batería de Mago de Oz, publica un disco-libro sobre «sus sueños»

'El cementerio de los versos perdidos' da a conocer el «lado más sensible y romántico» de un músico provocador y rockero «En la poesía los límites sólo son mi corazón y el papel» -dice

EUROPA PRESSMADRID

El público le conoce por su lado «más provocador» como batería, letrista y fundador del grupo Mago de Oz, pero el bilbaíno Jesús (Txus) Hernández ha querido completar su imagen y mostrar su lado «más sensible y romántico» con el poemario 'El cementerio de los versos perdidos', un disco-libro con 20 poemas musicados por Juanma Rodríguez (de Cuatro Gatos), donde Txus di Fellatio desnuda su alma y plasma sus «sueños y anhelos».

Txus, acompañado por Kutxi, de Marea; y Leo, de Stravaganza; que han participado en este volumen; el periodista Juan Antonio Cebrián, que prologa el poemario; y sus compañeros de Mago de Oz y responsables del sello discográfico Pagana Records, Emilio, Carlos y Frank, presentó esta semana en Madrid 'El cementerio de los versos perdidos', que contiene un total de 52 poemas escritos y un CD con 20 de ellos recitados por él mismo, con el acompañamiento al piano de Juanma Rodríguez.

Dulcinea

Este trabajo, que incluye un tema inédito de Mago de Oz ('Adiós Dulcinea'), la maqueta tributo a Big Simon ('Y serás canción') y el tema 'No me digas adiós', de Leo Jiménez, salió a la venta el pasado 23 de octubre. Ya se han vendido más de 10.000 ejemplares.

«Con este libro quería terminar de llorar», explicó Txus, quien dijo haberse «desnudado» con este poemario, un libro en el que a modo de hucha ha ido «ahorrando sentimientos, lágrimas y risas»que ahora ha querido mostrar.

Provocador

Sobre su imagen «frívola, de provocador nato», Txus explicó que quien le vea algo «extravagante» tiene razón porque vive «esclavo de una imagen de dureza», que muestra cada vez que se sube a un escenario, que es, «como el rock and roll, un circo».

Pero también tiene «una parte seria» y vulnerable. «En la poesía, como en el blues, tienes que estar tocado, porque la poesía es llorar», dijo un músico que siempre se ha guiado «con el corazón» porque considera que «la razón es fría y calculadora».

«Las enfermedades del siglo XXI que hay que erradicar son la soledad y el silencio», apuntó. Txus dijo sentirse «cómodo» con su trabajo como letrista, pero también algo «limitado». «La única frontera para escribir poemas es mi corazón y el papel», prosiguió, destacando que con este trabajo, además, aporta un granito de arena a la cultura.

«Mago de Oz no quiere meter la cultura a codazos, porque la literatura es como una cita con una chica: hay que llevar una progresión, y hay que enseñar a la gente a querer leer», dijo, recordando que la página web del grupo ha recibido más de 1.200 poemas para participar en un concurso.

Fotos

Vídeos