Células madre

PEPE ORANTOS

A pesar de la prudencia con la que hay que encajar todas las informaciones que cada día nos llegan sobre novedades médicas, no me dejan de asombrar las que hacen referencia a la utilización de células madre en la regeneración de órganos y tejidos.

La última, la he leído hace un par de días. Científicos del Hospital Gregorio Marañón de Madrid han conseguido regenerar una parte necrosada del fémur de uno de sus pacientes, implantándole células madre extraídas de su propia médula ósea.

A ver quién le dice a este paciente, a sus 38 años, cuando pueda soltar la muleta con la que estaba condenado a vivir toda su vida, que hay quien se opone a la investigación con células madre por problemas éticos y morales.

Echando un simple vistazo en internet, te encuentras que, en la última semana, en México han conseguido generar válvulas cardiacas a partir de células troncales del fluido que rodea a los bebés en el útero. Explícale a ese enfermo crónico del corazón cuál es el problema ético que le impide a él prescindir de su válvula artificial o le obliga a los implantes de válvulas de cerdos o vacas.

Entre todas las informaciones que he leído recientemente sobre este tema, una que me ha captado especialmente ha sido la que contaba que en la Universidad de Tulane, Nueva Orleans, habían conseguido que el pancreas de unos ratones con niveles altos de glucosa y daños renales, a los que implantaron células madres, mostraran niveles más altos en su producción de insulina y una disminución el nivel de glucosa en su sangre.

Quien va a ser el guapo que le diga a los millones de diabéticos que hay en el mundo que tendrán que vivir pendientes de su nivel de insulina de por vida porque hay por ahí algún gurú ultraconservador que dice que es pecado investigar con células madre.

http://blogs.hoy.es/pepeorantos

Fotos

Vídeos