El sector olivarero califica de «abusiva» la subida de precios

ELADIO PANIAGUA SIMÓNAHIGAL

La aceituna no ha recibido recompensa de las recientes lluvias y ha sido menospreciada con la abusiva bajada de precios que ha provocado desánimo en el sector olivarero. Las labores y el abono del olivar se han encarecido considerablemente y ,en consecuencia, no pueden hacer frente a sus necesidades.

Tras la precampaña iniciada en septiembre, antes de las lluvias otoñales, parecía que el precio iba a estar un poco a tono, pero todas las ilusiones se desvanecieron, porque las lluvias tardaron en llegar y cuando éstas hicieron acto de presencia el fruto estaba ya un poco morado y en las cooperativas, que se han vuelto un poco «racistas» puesto que no quieren las «negras» y hacen ascuas de las moradas, sólo querían las verdes cuando éstas ya escaseaban.

Por este motivo, los precios «se han desmadrado» hasta el punto de que la mejor aceituna que se puede presentar en una cooperativa, por el hecho de ser «negra», ineludiblemente ha de ir destinada a la almazara por un precio de 35 pesetas cuando la recolección se cobra a 30 pesetas por kilo. Los olivareros están desconcertados, porque hace 30 años se vendía por encima de estos precios y no se ponían tantas trabas al fruto como ahora, pues había categoría verde, mezcla y finalmente negra. Algunos se preguntan «la utilidad de las cooperativas», pues lo único que han hecho ha sido hacer más llano el camino a los compradores dándoles más comodidades y facilidades, cuando debieran defender con más ahínco los intereses de los olivareros haciéndoles ganar algo en sus productos y no al contrario.