20 años del Premio Internacional Puente de Alcántara

ANTONIO SÁENZ DE MIERA

AYER se inauguró en el Museo Provincial de Cáceres una exposición de los proyectos presentados a la última convocatoria del Premio Internacional Puente de Alcántara, con la que se abren los actos conmemorativos de los veinte años de esta iniciativa de la Fundación San Benito. Podríamos decir que veinte años no es nada, como avisaba el tango, pero lo cierto es que ya es mucho: en este tiempo el Premio ha alcanzado un gran prestigio y ha contribuido a la difusión de la imagen de Extremadura en los países Iberoamericanos.

Todo comenzó en una reunión sobre puentes romanos celebrada en el Conventual de San Benito y dirigida por el profesor Fernández Ordóñez. A nadie puede sorprender que teniendo a la vista el Puente Romano de Alcántara, símbolo universal de la mejor ingeniería de todos los tiempos, surgiera la idea de crear un galardón que resaltara los valores y la importancia de la obra pública al servicio del hombre y de la sociedad. El terreno estaba abonado, y, sorprendentemente no existía nada parecido. Teníamos para llevar a cabo nuestra iniciativa una imagen de marca única e irrepetible: la del propio puente y el momento era propicio al coincidir con un notable desarrollo de la ingeniería civil, propiciada por el crecimiento económico y las innovaciones tecnológicas. La ocasión era inmejorable para ponerse, nunca mejor dicho, manos a la obra y surgió así la primera convocatoria en 1987. La respuesta fue un verdadero éxito ya que a ella se presentaron 31 proyectos, de la Península Ibérica y de América. El primer Premio fue para México: se lo llevó el Puente de Tampico. Era un buen comienzo, el mejor posible. Este puente era el más importante de todos los realizados hasta entonces por la ingeniería mexicana. Fueron los Reyes de España los que entregaron el Premio al Presidente Salinas en un Acto solemne en el Palacio de Minería en la capital mexicana, acto que tuvo una enorme repercusión pública, hasta el punto de que se emitieron sellos conmemorativos por el gobierno mexicano. Sin duda estábamos en el buen camino.

Las ocho convocatorias siguientes demostraron que así era. La importancia de las obras galardonadas en España, Portugal Argentina, Cuba, México, Paraguay, Perú, Santo Domingo y Venezuela; la presencia de los Presidentes de todos los países premiados en los actos de entrega y los casi 300 proyectos presentados en las nueve convocatorias celebradas, lo demuestran cumplidamente. Todos ellos se encuentran debidamente ordenados en los archivos de la Fundación San Benito y representan un material valiosísimo para conocer la evolución de la ingeniería civil iberoamericana en las dos últimas décadas. Con motivo del 20 aniversario del Premio, se convocará un concurso, en colaboración con el Colegio de Ingenieros de Caminos, para analizar la rica documentación existente y evaluar en profundidad los cambios producidos y las tendencias de futuro.

Nunca hubiéramos podido prever, en aquella reunión en el Convento de San Benito de hace veinte años, el impacto y la importancia que llegaría a adquirir este Premio con el paso de los años, hasta el punto de ser considerado en los países iberoamericanos el Nóbel de la ingeniería civil. No, no es una exageración; lo cierto es que el Premio Internacional Puente de Alcántara ha llegado a un nivel muy alto y exigente y que está contribuyendo a la proyección de Extremadura en el resto de España y en América. Ha logrado convertirse en una 'marca' excepcional, llamada a ocupar un lugar privilegiado en la 'Marca Extremadura' que el gobierno extremeño está promoviendo con tanto acierto para proyectar una imagen actual y moderna de la región.

ANTONIO SÁENZ DE MIERA es director de la Fundación San Benito de Alcántara

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos