Saponi e Ibarra, esa extraña pareja

J. R. ALONSO DE LA TORRE

La otra noche tuve que leer un guión en un acto público. Cuando acabé, la directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás, que estaba en la mesa presidencial, me pidió que se lo pasara pues le había gustado mucho. Yo le respondí que no había problema, pero le aclaré que ese guión no era mío, que lo habían escrito unos especialistas en presentar actos públicos. Hoy día es fundamental tener un guionista detrás si no quieres fracasar. Andreu Buenafuente, Sardá, Eva Hache han sido durante la pasada temporada los reyes de la noche televisiva, pero tras ellos había un escritor que les colocaba una red de palabras. Los políticos también tienen asesores que les escriben los discursos. Precisamente, acaba de conocerse el gran fichaje de campaña del exministro Montilla, que como saben es el candidato del PSC-PSOE a la Generalitat de Cataluña. Montilla ha contratado a Gerard Florejachs, una de las mentes pensantes de la productora El Terrat y guionista de los monólogos del gran Andreu Buenafuente. A partir de ahora, el serio Montilla se convertirá en un tipo ocurrente y divertido cuyos mítines y ruedas de prensa se parecerán al Club de la Comedia.

En Cáceres no tenemos tanta suerte porque acaba de descubrirse que el guionista del alcalde Saponi no es Cabuvy, sino el mismísimo Rodríguez Ibarra. El Día de Extremadura escuché al alcalde en el programa nacional de una emisora de radio y respondía a las preguntas del locutor con las mismas frases que había pronunciado Ibarra la noche anterior en el Auditorio, por ejemplo esa idea de que para aspirar a la capitalidad cultural hay que basarse en algo más que en una ciudad monumental en la que nuestro único mérito es haberla conservado. Como Tip y Coll, Martes y Trece, Cruz y Raya o Felisa y Franquete, Ibarra y Saponi forman una pareja artística basada en el respeto, el cariño, los mimos y los guiones. Hay quien sigue diciendo que Ibarra no entiende a Cáceres, pero los hechos desmienten esa afirmación: ahí están los actos centrales del Día de Extremadura en el Auditorio, la filial de la IBM, el aeropuerto internacional, la autovía a Badajoz o las ideas para los guiones de Saponi.