Cáceres, capital regional por una noche

Políticos, representantes del ámbito cultural, económico y social de la región asistieron a la entrega de las Medallas de Extremadura

MARÍA JOSÉ TORREJÓNCÁCERES

Cáceres soñó anoche despierta. Acarició el lanzamiento a escala regional de su candidatura como capital cultural europea en el año 2016 y, por unas horas, se convirtió en el absoluto epicentro extremeño. El acto institucional del Día de Extremadura se vivió ayer dentro y fuera del Auditorio. El millar de invitados a la entrega de las Medallas de Extremadura comenzaron a llegar al escenario cacereño a partir de las siete de la tarde, dos horas antes del inicio del acto.

La formalidad y el protocolo del interior contrastó con la espontaneidad captada a las puertas del Auditorio. El calor protagonizó la espera de los cacereños que no quisieron perder la oportunidad de ver de cerca a los galardonados y curiosear desde la barrera. Un amplio dispositivo policial marcó la distancia entre la zona habilitada para el público y el acceso de los invitados.

La apertura de puertas tuvo lugar unos quince minutos antes del inicio del acto. El presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, fue de los últimos en llegar a Cáceres, en torno a las nueve menos veinte minutos. Para entonces, ya habían estrechado manos e intercambiado abrazos los consejeros de la Junta de Extremadura, directores generales, la plana del Partido Popular y alcaldes procedentes de todos los puntos de la geografía regional. No estuvo el alcalde emeritense, Pedro Acedo, pero en su lugar asistió el teniente de alcalde Luis María González. El alcalde cacereño, José María Saponi, actuó como anfitrión.

Los galardonados hicieron su aparición a las ocho y media de la tarde. Llegaron todos a la vez, en coches oficiales, y escoltados por vehículos policiales. El deportista José Manuel Calderón y el resto de premiados hicieron una fugaz entrada al Auditorio, lo que impidió que el recién proclamado campeón del mundo firmara autógrafos a pie de calle. Los que no se quedaron sin la rúbrica del jugador de baloncesto fueron algunos de los galardonados con la Medalla de Extremadura en las ediciones precedentes. Aprovecharon el encuentro previo en uno de los salones del Auditorio para volver a casa con la firma del villanovense más internacional.

Entre los invitados se encontraba la delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira; el subdelegado del Gobierno en Cáceres, Fernando Solís; la directora general del Instituto de la Juventud, la cacereña Leire Iglesias; o José Luis Sáez, presidente de la Federación Nacional de Baloncesto.

También se dejaron ver Jesús Medina, presidente de Caja Extremadura; el rector de la Universidad de Extremadura, Francisco Duque; y el escritor Félix Grande. Tampoco quisieron perderse la cita los directores de los principales medios de comunicación regionales, entre los que se encontraban el director de este periódico, José Luis Sánchez Izquierdo, el director general del mismo, José Luis Pastor, y el ex director del Diario HOY, Teresiano Rodríguez Núñez. Catalina Luca de Tena, presidenta editora de ABC, y Santiago Alonso Paniagua, consejero delegado de ABC, también estuvieron en el Auditorio.

Asistieron al acto cacereños vinculados con el ámbito de la cultura local, como el escritor y asesor de la oficina de la Capitalidad, Francis Acedo; el cronista oficial de Cáceres, Antonio Rubio Rojas; el médico y poeta Basilio Sánchez; y el presidente de la Asociación Musical Cacereña, Elpidio Bernáldez, entre otros.

Protestas

Pero no todos se dieron cita ayer en el Auditorio para seguir, desde dentro o desde la calle, el acto institucional de la Junta de Extremadura. La entrega de medallas se convirtió en acto de protesta para varios colectivos. La Plataforma Refinería No, opositores al Plan del espacio protegido Zepa y partidarios del cierre de la Central Nuclear de Almaraz se concentraron durante algo más de dos horas para hacer oir sus voces. El número de manifestantes se cifró entre los 200 y los 300, según fuentes oficiales. Desde la organización de la plataforma Refinería No el dato de asistentes se elevaba hasta los 450.

Todavía hoy Cáceres se levanta con aires de epicentro. Esta noche llega a la Plaza Mayor el espectáculo 'Con el mismo acento, Extremadura', que ayer cerró el acto institucional del Auditorio.