Un incendio que empezó en Carrascalejo asola gran parte de la Sierra de Altamira

Anoche, a última hora, el fuego estaba controlado en la provincia de Cáceres pero no en la de Toledo En Toledo se tuvo que desalojar el pueblo de Puerto de San Vicente

M.A.M.-REDACCIÓNCARRASCALEJO-CÁCERES

A las diez y media de la noche de ayer un incendio que había comenzado a las dos de la tarde en Carrascalejo seguía arrasando la cara de la sierra de Altamira que mira hacia la provincia de Toledo. El fuego destrozó una franja de más de 20 kilómetros de largo de esta sierra que se encuentra entre la provincia de Cáceres y la de Toledo. Al cerrar esta edición el fuego estaba controlado en la provincia de Cáceres, pero no así en la de Toledo. Las llamas estaban a un kilómetro de la localidad de Puerto de San Vicente en donde ya habían sido evacuados la mayoría de los habitantes en varios autobuses. Se había quedado el alcalde y los más jóvenes del pueblo para ayudar a los retenes a apagar el fuego, intentando que el incendio no destrozara sus casas y tierras.

Un importante operativo de medios aéreos y terrestres del Plan INFOEX (Plan de Lucha contra los Incendios Forestales de Extremadura) y de Castilla-La Mancha estuvieron toda la tarde y noche de ayer trabajando para combatir este incendio que se originó a las 13.58 horas sobre una superficie de denso matorral en Carrascalejo.

Ayer por la tarde en la extinción del incendio participaban 11 helicópteros (6 del INFOEX y 5 de Toledo, uno de estos últimos de coordinación), 7 retenes de tierra (6 del INFOEX y 1 de Toledo), 2 aviones de coordinación (1 del INFOEX y 1 de Medio Ambiente con base en Sevilla), 3 hidroaviones (1 con base en Talavera y 2 con base en Salamanca), 9 retenes helitransportados (4 del INFOEX y 5 de Toledo), 1 Brigada de Refuerzo contra Incendios Forestales de tierra y 5 máquinas.

El operativo estaba dirigido en la zona de Carrascalejo por el mando único del Plan INFOEX ayudado por el mando adjunto. Participaban, además, en las tareas de coordinación 4 agentes de Medio Ambiente, 2 técnicos de apoyo y 1 Unidad Móvil de Meteorología y Transmisiones del Ministerio de Medio Ambiente. A lo largo de la tarde se pudo controlar el fuego en la provincia de Cáceres, mientras el viento del norte enviaba las llamas a la provincia de Toledo a los términos de Moheda de la Jara y Puerto de San Vicente en dirección al pantano de Cíjara.

El incendio fue avanzando con velocidad destrozando pinares, olivos y tierras de cultivo, matando también a animales. En una pista forestal entre Carrascalejo y Mohedas de la Jara, se encontraba un pastor de Carrascalejo, José, que llorando contaba como el fuego le había matado unas ocho ovejas. En la zona afectada hay terrenos de caza y se podía ver a ciervos escapando de las llamas.

Según se informaba a esta Redacción desde Toledo, a última hora de la noche el incendio seguía activo en la provincia, afectando a una superficie todavía sin determinar de pastos y monte bajo. El fuego aún no estaba controlado y se estaba a la espera de que se pudiera frenar el avance de las llamas contando con la posibilidad de que amainara la velocidad del viento a lo largo de la noche, una noche que se prometía que iba a ser muy larga en Puerto de San Vicente, una zona turística, de gran belleza, que desde luego se verá muy afectada al igual que gran parte del término municipal de Carrascalejo.

Por otra parte, en la capital cacereña se produjo ayer un incendio en la misma zona afectada por el fuego de la tarde anterior, en las inmediaciones de los terrenos de la Duquesa de Valencia y la N-630, a la salida de la ciudad.

Los bomberos del SEPEI se trasladaron al lugar sobre las 19.30 horas y sobre las 21,30 ya estaba apagado el fuego, que afectó a una zona de pastos, aunque los bomberos tuvieron que continuar después su labor en otro paraje, cerca de Plasenzuela, donde se había declarado otro incendio, también de pasto y que finalmente fue extinguido.

Fotos

Vídeos