Ultiman los trámites para el inicio de la residencia en los pabellones militares de Plasencia

Las instalaciones de los pabellones, actualmente en estado de abandono. :: Hoy/
Las instalaciones de los pabellones, actualmente en estado de abandono. :: Hoy

La empresa presentó la documentación que justificaba la cuantía que destinaría al proyecto y está siendo evaluada por técnicos municipales

LUCÍA SEMEDO PLASENCIA.

El proyecto para convertir los pabellones militares placentinos en una residencia de mayores continúa sin prisa y también sin pausa. Actualmente se están llevando a cabo los últimos trámites administrativos para comenzar con las obras que permitan materializar esta medida de la que tanto se ha hablado en los últimos años.

El día 9 de agosto concluyó el plazo para que la empresa Joca Ingeniería y Construcciones presentara la justificación de su propuesta, que incurría en baja temeraria por el importe económico presentado. El alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro, adelantó que la documentación pertinente fue presentada en el Consistorio en el plazo previsto, lo que les hace ser «optimistas» para esperar que la obra se realice según los trámites ya que «parece muy probable que puedan justificar las cifras presentadas y continuar con el proyecto».

El presupuesto base de la obra era de 3.900.000 euros, IVA incluido, y esta firma extremeña propuso un gasto de 3.206.969 euros, además de la contratación de 15 parados de larga duración y una garantía de obra de cuatro años. De esta forma, Joca obtuvo la mayor puntuación entre las 12 empresas presentadas. Sin embargo, para acceder al proyecto debió justificar los datos mediante un documento presentado en el Ayuntamiento que recoge el proceder de la empresa y cómo hará frente a la obra con un importe tan reducido.

El proyecto se financia en un 80% con los fondos europeos y el Consistorio aporta el 20% restante

Actualmente, los servicios técnicos y jurídicos del Consistorio están estudiando esta documentación, por lo que el alcalde indicó que no puede adelantarse de manera oficial si el proyecto obtendrá el visto bueno o si encontrarán alguna irregularidad que retrase su puesta en marcha.

Futuros pasos

Lo que sí explicó Pizarro es que el día 24 de este mes se celebrará la comisión de adjudicación, donde se valorará el informe del Consistorio sobre la propuesta de Joca. En el caso de que sea favorable y se justifique la baja comenzaría el proceso de adjudicación propiamente dicho.

El 30 o 31 de este mes se realizaría la comisión de adjudicación y en torno al 5 de septiembre se solicitaría a la empresa de nuevo toda la documentación con el fin de que se apruebe en el pleno que tendrá lugar a finales de septiembre y principios de octubre.

Estos trámites, aparentemente largos y complejos, atienden a una serie de normas y leyes obligatorias que marcan estos tiempos y que deben seguirse en todos los proyectos de este tipo, por lo que entraban en los plazos del Ayuntamiento. Lo que sí puede ocurrir es que se presenten recursos que alarguen el proceso, como ya ocurrió con el Plan de Asfaltado 2017, que tardó hasta 8 meses en poder llevarse a cabo.

Pizarro indicó que no se ha presentado ningún recurso, por lo que sus previsiones continúan cumpliéndose.

Las obras terminarán en 2020 según las previsiones y aún no se sabe quién se encargará de su gestión

Según estas previsiones, la obra comenzaría a finales de noviembre o principios de diciembre, «momento en el que los ciudadanos verán de manera explícita que este proceso ha llegado a un fin tangible y visual».

La inversión del proyecto es posible gracias a los fondos europeos DUSI de los que proviene el 80% de la cuantía, mientras que el resto lo asume el Consistorio.

Características

El proyecto final es una residencia de ancianos con 82 plazas repartidas en 30 habitaciones individuales y 26 dobles, a las que se suman 30 plazas más para los usuarios del centro de día. El resultado es un edificio que cuenta con cuatro plantas, dos terrazas exteriores de 185 metros y varias salas equipadas para realizar terapia ocupacional, rehabilitación y fisioterapia, dos consultas de enfermería, un comedor de 100 metros y hasta cuatro salas de estar. Las instalaciones contarán, además, con unos captadores solares que producirán hasta el 60% de la energía necesaria para las instalaciones.

El proyecto terminará en otoño de 2020 y la gran incógnita sigue siendo la misma que cuando comenzó a hablarse de la construcción de la residencia: quién se hará cargo de las instalaciones. El Ayuntamiento manifestó que su interés es que sea un centro público gestionado por la Junta. Sin embargo, el Ejecutivo regional no se ha pronunciado al respecto aún. La creación de una cooperativa de trabajadores y la gestión privada son otras posibilidades.

Los pabellones militares se encuentran actualmente en estado de abandono, presentan grandes desperfectos en la fachada y está prohibido el paso a su interior por su mal estado. En 2016 se vino abajo parte de una de las cubiertas, aunque los técnicos del Ayuntamiento aseguraron que la estructura no se vio dañada. También se detectó en más de una ocasión la presencia de personas que entraban a pernoctar, por lo que se tapiaron puertas y ventanas. Además, se registraron incendios en las instalaciones que, sin ser de carácter grave, requirieron la intervención de los bomberos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos