Treinta años de folklore con 'Chispa' en Plasencia

Una de las actuaciones del XIX Festival de Folklore Máximo Berrocoso Chispa. :: Andy Solé/
Una de las actuaciones del XIX Festival de Folklore Máximo Berrocoso Chispa. :: Andy Solé

Mientras se preparan para celebrar su 30 cumpleaños como asociación, este grupo de música de raíz sigue «a pleno rendimiento»

LUCÍA SEMEDO

Plasencia. El grupo de folklore Chispa, que se ha consolidado como uno de los más activos del norte de la región, está de celebración: este 2019 vive su vigésimo noveno año de actividad mientras se prepara para dar la bienvenida a los treinta años como asociación. Este año, además, ha celebrado la decimonovena edición de su festival de folklore, dedicado a su fundador, Máximo Berrocoso.

Así lo explica Orencio Cuevas, director del coro y la rondalla, extremeño de adopción y gran amante del folklore de la tierra, como él mismo se define. Actualmente, Chispa suma 150 socios, la mayoría de ellos jubilados «que no queremos parar de bailar».

Cuevas explica que el caso de Plasencia es muy particular: es una ciudad sin folklore propio. Al ubicarse en un emplazamiento privilegiado, de fácil acceso a las comarcas que la rodean, creció de forma rápida gracias al comercio, pero no desarrolló un folklore particular. La ciudad «bebió de la historia y la cultura de sus comarcas y a día de hoy desde Chispa queremos mantener esa tradición que lo une con el entorno», manifestó el director del coro.

El grupo cuenta con 150 socios y 40 niños formándose en su escuela de baile

Pero sus inicios van mucho más allá: aunque se consolidaron oficialmente como asociación en 1990, para entonces ya contaban con 150 niños dispuestos a formar parte de su escuela. Esto se debe a que Máximo Berrocoso, su fundador, ya había comenzado mucho antes con su escuela, que se mantiene hasta la actualidad.

Berrocoso era el primer bailarín y coreógrafo del musicólogo Manuel García Matos y en torno a 1960 comenzó a formar a los más jóvenes de la ciudad en la danza y el folklore y transmitió a sus alumnos su pasión por esta expresión cultural. Cuevas explica que este fue el verdadero origen de Chispa, que comenzó con esos primeros niños que empezaron a bailar, lo que supone cerca de 60 años de actividad.

XIX Festival de Folklore

Máximo Berrocoso 'Chispa' fue el fundador y quien dio nombre al grupo que ahora, en su honor, ha convertido su festival de folklore en un homenaje a la labor del 'abuelo Chispa'. En su última edición, celebrada la semana pasada, reunieron a más de 140 personas que llegaron desde Málaga y Galicia para ofrecer una exhibición de bailes tradicionales.

«Todo el mundo que viene se va siempre contento con la experiencia y con la ciudad» explicó Cuevas. «Es mucho trabajo no solo de baile, sino de intentar que estas personas que nos visiten estén bien atendidas y cómodas. Pero merece la pena».

La importancia del festival radica, según Cuevas, en que permite conocer la cultura de otras partes de España. Próximamente, el grupo viajará a Galicia y será allí donde haga una exhibición de la cultura de la región y de su amplio repertorio, que cuenta con varios trajes típicos.

La larga trayectoria de Chispa ha permitido que, a día de hoy, acumule una importante lista de experiencias en otros puntos de España, así como en otros países como Portugal o Turquía, donde ha realizado muestras de baile y actuaciones diversas.

El Festival de Folklore Máximo Berrocoso Chispa mantiene el mismo fin que el de la asociación: crear oportunidades de compartir la cultura de la zona y disfrutar de la música en un encuentro que cada año tiene invitados de distintas partes de España que llenan Plasencia del colorido de los trajes típicos.

Se buscan bailarines

No es un secreto que, en muchas ocasiones, Chispa forma a sus socios del futuro en su escuela, que actualmente cuenta con 40 niños. No son pocos los casos de personas que estuvieron vinculadas al colectivo en su infancia o adolescencia y que luego vuelven como socios, creando un entorno «familiar y muy divertido».

Actualmente cuenta con 150 socios, aunque no todos participan en los encuentros que organiza el grupo. «No somos profesionales, por lo que a veces es complicado conciliar vida laboral y familiar, pero siempre podemos sacar tiempo para reunirnos, aunque cueste».

Son muchos los actos en los que Chispa está presente, como el Martes Mayor o el Festival Folk que se celebra en torno a dos semanas después del evento que organiza este grupo.

Actualmente, el grupo cuenta con coro, rondalla y bailarines, que forman el conjunto más numeroso, con entre 45 y 50 personas. Pero, según relata Cuevas, cuentan con unas bajas importantes. «Los hombres, en el baile, son muy cotizados. El 80% del grupo son mujeres por lo que a veces es complicado hacer parejas. Ellos no pueden descansar» explicó el director. Normalmente, el grupo se junta dos horas a la semana para ensayar, aunque cuando tienen una cita en su calendario de actuaciones, amplían el horario.

Antesala de Folk Plasencia

Desde la organización del festival de folk han reiterado en varias ocasiones que el evento que organiza Chispa es «la antesala de Plasencia Folk», por lo que ambas citas con la música de raíz están unidas.

Es común que Chispa organice un pasacalles durante las jornadas de Plasencia Folk, que guía a los visitantes hasta el recinto de Torre Lucía. Cuevas explicó que Folk Plasencia cuenta con todo el apoyo de Chispa, ya que «de forma diferente, permite dar a conocer las culturas del mundo, que es de lo que va esto».