Torre Lucía vuelve a vibrar al ritmo del folk

Los polacos Wowakin Trío sorprendieron con sus polkas. :: Andy Solé /
Los polacos Wowakin Trío sorprendieron con sus polkas. :: Andy Solé

Plasencia Folk cerró anoche su vigésimo cuarta edición con gran afluencia de público | Ritmos polacos, gallegos, portugueses, manchegos y extremeños cerraron uno de los eventos culturales más antiguos de la región

LUCÍA SEMEDO

Plasencia. La capital del Jerte amanece este domingo con la resaca musical que ha dejado Plasencia Folk, el encuentro con la música de raíz que se ha convertido en una parada obligatoria en la agenda cultural de la región durante el mes de agosto. Miles de personas han acudido un año más al recinto de Torre Lucía durante estos días marcados por la animación y la tradición y, a falta de una confirmación oficial, se esperan datos que sigan la línea de las ediciones anteriores en cuanto a visitantes.

Tras veinticuatro años de Plasencia Folk, la capital del Jerte se convierte en uno de los nombres propios que marcan la actualidad de este género musical. Desde el área de cultura del Ayuntamiento se apuesta por seguir dando continuidad a esta cita que no deja de crecer año tras año.

Su fin no es solo ofrecer una parada obligatoria a los amantes del folk, sino también servir como unión de las distintas culturas, con representantes nacionales, internacionales y regionales, para los que siempre hay espacio para continuar transmitiendo y haciendo llegar a los jóvenes y no tan jóvenes las distintas formas de vivir la tradición extremeña. Siempre, eso sí, con una vía común: la música.

El concierto de Los Niños de los Ojos Rojos registró «lleno total» en torre Lucía.
El concierto de Los Niños de los Ojos Rojos registró «lleno total» en torre Lucía. / A.S.

La organización no ha desvelado detalles sobre la próxima edición, que será la vigésimo quinta

Valoración positiva

El Ayuntamiento y la organización han valorado positivamente el desarrollo de los conciertos, que llevaron por bandera la diversidad dentro de un estilo musical que suele alejarse de lo comercial y se mantiene contra viento y marea.

De esta forma, los asistentes a Torre Lucía pudieron disfrutar de los ritmos manchegos con ¡Zas! Candil Folk y los sones suaves de los Gaiteros de Lisboa, que ofrecieron el jueves una apertura de puertas por todo lo alto.

Les siguieron los gallegos Xabier Díaz & Adufeiras de Salitre, los polacos Wowakin Trío y Los niños de los ojos rojos, que pusieron de pie al público con un torrente de energía marcado por el folk irlandés, el funk y el hip hop, una mezcla de sonidos convertida en su seña de identidad.

Y anoche llegó el turno de Manantial Folk, uno de los conjuntos extremeños con mayor trayectoria, Sondeseu, venidos directamente desde Galicia, y Amsterdam Klezmer Band, los holandeses que llenaron Torre Lucía de la fusión de ritmos más tradicionales de los Balcanes.

El estilo de Los niños de los ojos rojos y de Manantial Folk tiene poco que ver, pero existe un punto en común indiscutible: ambos grupos se han convertido, a fuerza de trabajo durante más de dos décadas, en representantes de la música de la región con su estilo particular. Ellos han llevado la bandera extremeña en esta edición.

¡Zas! Candil Folk ofreció el primer concierto de la edición.
¡Zas! Candil Folk ofreció el primer concierto de la edición. / A. S.

Los niños de los ojos rojos celebran este año su veinte cumpleaños. La banda, cuyos miembros proceden de distintas localidades de la región, se fundó en 1999 y ha apostado siempre por fusionar los sonidos del folk irlandés con ritmos del funky, el ska, el hip hop o el reggae, creando composiciones variadas, intensas y sobre todo inesperadas para aquellos que les escuchan por primera vez.

La presentación de su último álbum será el día 5 de octubre en el Gran Teatro de Cáceres, con un disco con el que prometen volver a sus orígenes. Dos de esos nuevos temas han sonado en Torre Lucía, como regalo a una ciudad en la que han manifestado sentirse «como en casa».

La organización ha confirmado que el recinto registró «lleno total» durante su concierto.

Manantial Folk, por su parte, publicó su primer disco en 1982. Desde entonces son 26 los trabajos que ha grabado, manteniendo el folk más clásico y tradicional.

Sus ritmos y su proyecto como grupo tienen un objetivo claro: «defender nuestro espacio cultural, que abarca los pueblos de Gredos, La Vera y El Valle del Tiétar, que configuran una de las zonas más ricas de España, y que mejor ha conservado su riqueza folclórica».

Su relación con Plasencia Folk es una de las más especiales: en 1996 participaron en la primera edición de este encuentro. Desde entonces han sido muchas las veces que han vuelto a los escenarios placentinos.

El grupo manifestó en un comunicado su «ilusión por volver, después de algunos años, a este festival al que nos sentimos profundamente vinculados».

Nada se sabe de la próxima edición de este evento, que llegará a su veinticinco cumpleaños, lo que da una excusa perfecta para añadir novedades a un cartel que, cada año, hace vibrar la ciudad.