Solo cuatro policías locales trabajarán las noches del viernes y el sábado en Plasencia

Panel dañado en uno de los dos ascensores del parking de la Isla y que imposibilita su uso. :: a. solé/
Panel dañado en uno de los dos ascensores del parking de la Isla y que imposibilita su uso. :: a. solé

Los agentes recogen firmas para denunciar el estado de los vehículos y dicen que no harán más horas extras si no cobran las que se les deben

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Aunque no ocurre todos los fines de semana, porque los cinco turnos que hay no tienen el mismo número de agentes, solo cuatro policías patrullarán las noches del próximo viernes y sábado. Una situación similar a la que se dio el pasado fin de semana, en la que solo tres agentes estuvieron la noche del viernes.

De los cinco agentes que trabajarán las noches del próximo fin de semana, uno atenderá la centralita, y los otros cuatro -dos coches por tanto- serán los que patrullarán. Un número insuficiente según los propios agentes para atender la vigilancia en el conjunto de la ciudad y consecuencia, afirman, del déficit crónico de una plantilla que desde enero cuenta con cuatro policías menos y que a lo largo de este año sumará siete bajas más, producto de las once jubilaciones que se producirán.

Según un informe elaborado por los sindicatos, aunque en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) del Ayuntamiento figura una plantilla de 68 personas, son 53 las plazas que están ocupadas realmente. Pero de éstas, quitando un agente destinado al 112, otro dos a Protección Civil, otros dos de baja de larga duración, otros dos en comisiones de servicio y otros más por diferentes motivos, «para trabajar en la calle hay 31 policías», concluye el informe sindical.

Los agentes aseguran que con estas cifras no es posible llevar a cabo una vigilancia en toda la ciudad ni atender los múltiples servicios que corresponden al cuerpo. Y, además, ya avisan de que no están dispuestos a hacer más horas extraordinarias si en la nómina de este mes de febrero no se les abonan las que se les adeudan. Así se recoge en un escrito que están firmando los policías para entregar en el Ayuntamiento. No será el único. Hay otro más en el que denuncian las múltiples deficiencias de los vehículos que tienen y «en los que ya es imposible patrullar» porque, según detallan en el escrito de protesta, no tienen «un vehículo mampara ni de atestados» y los coches «tienen mal las ruedas, los asientos con agujeros, los volantes se quedan pegados por la humedad y el desgaste, la calefacción y el aire acondicionado no van bien y los intermitentes, las luces y las sirenas no funcionan en algunos coches». En definitiva, «la imagen que da esta Policía Local es lamentable» y los coches «ponen en peligro nuestra integridad física y la de los ciudadanos».