Envían a prisión al supuesto autor de tres robos con violencia en Plasencia

L.S.

La Policía Nacional detuvo este jueves a un hombre como presunto autor de hasta tres robos con violencia e intimidación en la ciudad. El varón, de 35 años de edad, ya ha ingresado en prisión y entre sus antecedentes figura una detención por un delito de odio.

Las víctimas presentaron sus respectivas denuncias en la Comisaría de Plasencia, aportando la descripción física del autor y la dirección que tomó en su huida. Se trata de tres robos con violencia en la travesía Sor Valentina Mirón y la calle Fernando Calvo, seguido de otro robo que se produjo en el paseo del río Jerte, donde la víctima ofreció una descripción telefónica del presunto agresor, poniéndose en contacto telefónico con el 091.

Según los datos aportados por la Policía Nacional, el presunto ladrón intentó atracar también una tienda ubicada en la calle Santa Ana. Aunque trató de llevarse el dinero que había en la caja registradora, el propietario le hizo frente y el presunto ladrón acabó por huir.

Una vez detenido, gracias a las denuncias y descripciones ofrecidas por los afectados, los objetos sustraídos fueron requisados y devueltos a sus dueños.

«Un gran susto»

Uno de los afectados, R.S.P., se ha puesto en contacto con este medio y ha asegurado que lo vivió como «un gran susto».

«Yo iba caminando por uno de los paseos fluviales y alguien me tocó el hombro. Cuando me di la vuelta lo primero que vi fue la navaja».

Según explica el afectado, un jubilado natural de la capital del Jerte que frecuenta los caminos de la Isla y los paseos fluviales para hacer deporte, el presunto agresor le ordenó entregarle «todo el dinero que llevaba encima» y él, sin resistirse, le entregó parte de lo que llevaba en su cartera. «Me quedé impactado al ver la enorme navaja que llevaba, así que no me resistí. Le dije que no tenía más y él se marchó» declaró a este periódico.

Finalmente todo quedó en un susto que se saldó sin heridos y con la detención del presunto autor. R.S.P. quiso destacar la «eficiencia y rapidez con la que funcionó el dispositivo policial», una labor que agradeció.

Él mismo llamó a emergencias y describió por donde estaba huyendo el agresor. «En cuestión de 10 minutos lo habían arrestado» explicó.

El afectado plasmó esto en un escrito, una nota de agradecimiento que ya ha hecho llegar al comisario local.