El Refugio pide precaución para los perros frente al calor

Evitar las horas de mayor temperatura, tener siempre agua fresca y limpia o un espacio con sombra son algunas de sus recomendaciones

L.S. PLASENCIA.

La Asociación Protectora de Animales El Refugio de Plasencia pidió a la ciudadanía precaución a la hora de someter a los perros a altas temperaturas y recordó la importancia de estar pendientes de su comportamiento durante estos fenómenos climatológicos.

Con la llegada de la ola de calor, el colectivo recordó que los animales también se ven afectados por las altas temperaturas, en muchos casos en mayor medida que los humanos. Estos días, la capital del Jerte vio cómo sus termómetros subían de los 40 grados centígrados. Por eso mismo, este colectivo local destacó la importancia de evitar mantener a los animales al sol, en especial en las horas de máxima exposición, como el medio día.

Dependiendo de las razas y de su fisionomía, hay perros más propensos a los golpes de calor que otros. Sin embargo, existen una serie de síntomas comunes que pueden alertar al dueño: el enrojecimiento de las mucosas en la zona del hocico, los jadeos fuertes y constantes o el pelaje muy caliente son algunas de las señales que pueden indicar que el perro está sufriendo.

También la diarrea, que supone además riesgo de deshidratación, y los mareos e incluso convulsiones en los momentos más críticos.

Para evitar que el golpe de calor vaya a más es importante encontrar un lugar con sombra y no usar agua muy fría que pueda suponer un fuerte contraste térmico. Se recomienda refrescarlos poco a poco, especialmente zona de hocico y abdomen, y darles tiempo para reponerse.

En el caso de que el animal presente un comportamiento extraño y no mejore con estos cuidados, es aconsejable acudir a un centro veterinario con la mayor brevedad.

Desde la Asociación El Refugio de Plasencia recordaron que para evitar que los animales se vean afectados por las altas temperaturas deben disponer siempre de agua fresca y limpia y de sombra, evitando dejarlos en espacios que estén totalmente expuestos al sol, como patios y terrazas.

Tampoco deben dejarse en el coche o en recintos cerrados, ya que puede ser fatal e incluso terminar con la muerte del perro. Con la llegada del verano los perros afectados por el calor de los vehículos, muchas veces hasta la muerte, se convierten en noticia recurrente de los medios de comunicación.

Deben buscarse también horas concretas para los paseos, escogiendo momentos del día con menor temperatura. Esto, además, evitará que los perros se quemen las pezuñas, que al estar en contacto con el suelo son zonas vulnerables y problemáticas durante el verano, que son heridas muy dolorosas que requieren un largo proceso de curación.

Entre los grupos de riesgo, en el caso de los perros, destacan los cachorros y los ancianos, así como los que presenten obesidad o problemas cardiacos. Desde el colectivo advirtieron también que debe tenerse especial cuidado con las razas que presentan el hocico chato, como los bulldogs o los carlinos, ya que el calor agrava las dificultades respiratorias que presentan de forma habitual.

Siguiendo estas recomendaciones, El Refugio de Plasencia modifica durante el verano sus horas de paseos, evitando incluso sacarlos de las instalaciones durante las olas de calor y ofreciéndoles espacios de agua fresca con la que puedan jugar y paliar las altas temperaturas.

Este colectivo organiza cada sábado por la mañana paseos voluntarios a lo que invita a acudir a la población placentina.