El Refugio espera que la perrera provincial reduzca la llegada de mascotas

Dos perros se asoman en los cheniles de El Refugio. :: Hoy/
Dos perros se asoman en los cheniles de El Refugio. :: Hoy

La protectora placentina también recoge hasta ahora animales abandonados en localidades cercanas

L.S.PLASENCIA.

La Asociación Protectora de Animales El Refugio de Plasencia estima que la nueva perrera que Diputación Provincial construirá en Malpartida de Plasencia reducirá «en un 80 o 90 por ciento los casos que atendemos fuera de Plasencia». Así lo explica Salud Mateos, presidenta de este colectivo. Si bien esta protectora está vinculada a la capital del Jerte, Mateos admitió que también están afrontando casos de otras localidades cercanas.

«A veces hay gente que nos llama para recoger perros y cuando les decimos que no podemos, se desplazan a la ciudad y los abandonan aquí» explicó Mateos. La de Plasencia es la protectora más activa del Norte de Extremadura y sus instalaciones están llenas con cerca de un centenar de animales, algunos repartidos en casas de acogida.

Por eso, recibieron de forma muy positiva la noticia de la nueva creación de este centro, que podrá albergar hasta 200 perros.

Planificación

Sin embargo, Mateos tiene clara una cosa: «Si no se fomenta la adopción y se difunden los casos que vayan llegando, estas instalaciones también se llenarán». Por ello, considera que es importante que la Diputación de Cáceres gestione este proyecto de la mano de profesionales que conozcan el trabajo que se realiza en los refugios y que exista una planificación adecuada, que pasa por la concienciación de la ciudadanía desde edades tempranas.

Mateos estima que es «esencial» hacer campañas de castración que pongan fin a la cría descontrolada, así como denunciar los criaderos ilegales de perros. «La gente se lucra vendiendo cachorros que no son más que caprichos y vienen a parar aquí después» explicó.

Y es que, aunque los casos de abandono no se han reducido en los últimos años, la tendencia ha cambiado levemente: «Antes veíamos más perros de caza, que eran los que más se abandonaban. Ahora lo que vemos son perros de casa, razas que se suelen tener en el hogar, y ejemplares jóvenes. La gente los compra como capricho, se cansan y los abandonan. Hemos llegado a tener varios yorkshire a la vez, teckels y perros pequeños similares».

Aunque El Refugio continúa funcionando a la perfección, la presidente recordó una vez más que esto es posible gracias a las adopciones internacionales. Si no contaran con ese recurso, no podrían hacer frente al gran volumen de casos que les llegan. En estas dos semanas de agosto la protectora ya ha recogido al menos 12 casos de animales abandonados en diversas condiciones.