El PSOE busca la unidad interna antes de elegir a su candidato a la alcaldía de Plasencia

Blanca Martín, rodeada de militantes del PSOE de Plasencia tras la asamblea del miércoles. :: david palma/
Blanca Martín, rodeada de militantes del PSOE de Plasencia tras la asamblea del miércoles. :: david palma

Blanca Martín ya ha anunciado que no será ella y tampoco está excluida la posibilidad de que se designe a alguien ajeno a la agrupación

CLAUDIO MATEOS PLASENCIA.

Si no es Blanca Martín, ¿entonces quién? La confirmación de que la presidenta de la Asamblea de Extremadura y recién elegida secretaria general del PSOE de Plasencia no encabezará la lista para las próximas elecciones municipales ha abierto un gran interrogante sobre quién será la persona que tratará de desbancar al PP del gobierno local bajo las siglas socialistas. Ahora mismo todas las posibilidades están abiertas, incluso la de que se busque un candidato ajeno a la agrupación que resulte atractivo para la ciudadanía. Ni siquiera se sabe aún si habrá primarias, en cuyo caso el secretario local saliente, David Núñez, no descarta presentarse, pese a que retiró a última hora su candidatura para repetir como líder de los socialistas placentinos.

Más información

Blanca Martín no ha arrojado ninguna luz sobre los nombres que se barajan. Asegura que su única preocupación inmediata es trabajar para conseguir la unidad interna de la agrupación, un objetivo que el PSOE lleva persiguiendo años en Plasencia y que sigue pareciendo una quimera a la vista de los resultados de la asamblea del lunes, en la que Martín obtuvo 86 de los 150 votos emitidos (57,3%%) y la otra candidata, la concejala Nuria López, 62 (41,3%). Hubo dos votos en blanco.

Las reacciones de algunos militantes en las redes sociales ante este resultado también prueban que un sector sigue guardando rencor al aparato del partido. Hay que recordar que en 2011 la ejecutiva regional disolvió la agrupación tras una grave crisis interna y llevó a cabo una purga entre quienes consideraba culpables de la división. Ahora hay afiliados que consideran que Cáceres y Mérida se han inmiscuido de nuevo para favorecer la victoria de Blanca Martín y forzar la renuncia de David Núñez.

Este último niega haber recibido presiones para retirar su candidatura. «Si las hubiera habido no lo habría hecho», afirmó ayer, al tiempo que anunció que tiene la intención de continuar hasta las próximas elecciones como portavoz del grupo socialista municipal. Considera que está legitimado para ello como vencedor de las primarias de 2014, y además es un defensor de la bicefalia. «Es bueno que una persona se dedique al partido y otra al Ayuntamiento», aseguró.

La nueva ejecutiva local se reunirá el lunes para tratar, entre otros, el asuntos de la portavocía del grupo. Oficialmente Blanca Martín y su equipo no han decidido aún si le pedirán a Núñez que dé un paso a un lado también en el Ayuntamiento, si bien fuentes de la ejecutiva regional señalaron que tras los resultados del miércoles «parece razonable» que haya un cambio de portavoz con el propósito de «poner orden» en el grupo municipal, que también se encuentra dividido.

El reto que se marca Blanca Martín es preparar el terreno para que el próximo candidato a la alcaldía llegue a las elecciones de 2019 con opciones de derrotar al PP, que tampoco tiene por el momento candidato confirmado, aunque cuanto más tiempo pasa más fuerza cobra la posibilidad de que Fernando Pizarro opte a un tercer mandato.

Esa labor preparatoria pasa por intentar conseguir la unidad interna, o al menos proyectarla de cara al exterior, y por devolverle al PSOE el protagonismo que ha perdido en la vida pública placentina en las dos últimas legislaturas. Blanca Martín quiere también incrementar el número de afiliados y recuperar a militantes históricos de la ciudad.