«A mí no me dieron cocaína ni nada. Yo no era consumidor de droga»

El policía local de Plasencia entrando en la sala del juicio. :: L. cordero/
El policía local de Plasencia entrando en la sala del juicio. :: L. cordero

El policía local de Plasencia acusado en el juicio contra 'los Hilarios' niega estar vinculado con la supuesta banda

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

«A mí no me dieron cocaína ni nada», declaró ayer el policía local de Plasencia José M. R. V., en el juicio del clan de 'los Hilarios' que está teniendo lugar en la Audiencia Provincial de Cáceres. El agente es uno de los 30 acusados en este macrojuicio, donde el ministerio fiscal asegura que policía avisaba a los miembros del clan de las operaciones policiales a cambio de cocaína gratis. Él aseguró que no cometió delito alguno y que «no era consumidor de droga», aunque dio positivo a cocaína en el análisis de los cabellos que le hicieron. Según el análisis había consumido cocaína en los tres meses anteriores a la toma de la muestra, correspondiendo a un consumo bajo.

Cuando se registró su taquilla en el sótano de la jefatura de la Policía Local de Plasencia, se encontraron tres envoltorios de los que se usan para las dosis de droga, sin nada en su interior. El agente declaró que esos envoltorios debían de pertenecer a algún cacheo a toxicómanos.

El ministerio fiscal tiene previsto solicitar para el agente ocho años de prisión, además de 17 años de inhabilitación especial para empleo o cargo público.

Entre los 30 acusados uno fue sorprendido llevando dos kilos de cocaína en su coche

Este policía era uno de los diez acusados que han declarado en la jornada de ayer en la Audiencia Provincial de Cáceres. Uno de los tres que han contestado al fiscal, ya que los otros siete se han negado. Hubo uno que incluso se negó a contestar a preguntas de su propio abogado.

Con la jornada de ayer ya se ha terminado la declaración de los 30 acusados (20 hombres y 10 mujeres). La mayoría pertenecen a dos clanes: el de 'los Hilarios' (del barrio placentino de Gabriel y Galán) y 'los Aguilares', de la localidad de Malpartida de Plasencia.

Entre los acusados se encuentra el colombiano Mauricio M. G., que fue detenido el 15 de septiembre de 2015, cuando llevaba escondidos en su coche dos kilos de cocaína, que llevaba de Madrid a Plasencia.

Fue parado por una patrulla de la Guardia Civil, del destacamento de Tráfico de Talavera de la Reina, en el kilómetro 130 de la A-V, al ver que había cometido una sanción. Al notar el nerviosismo que tenía le pidieron que saliera del coche, y empezaron a inspeccionarlo. Se fijaron que había sido pintado sin ser desmontado, que algunas molduras traseras tenían irregularidades y que el paragolpes trasero tenía tres tornillos que se quitaban con la mano. Al analizar los bajos del coche, vieron que había silicona teñida de negro y una plancha metálica soldada de manera burda. Al quitar la rueda de repuesto del maletero ya se vio que había un doble fondo en donde había dos paquetes con un total de dos kilos de cocaína.

El juicio se retomará el 5 de marzo con la declaración de testigos. Las conclusiones de la fiscalía y abogados defensores se sucederán a partir del 19 de marzo, esperando que el juicio concluya el 8 de abril.