La Policía busca al autor de los grafitis en la Puerta de Coria y San Nicolás de Plasencia

Arriba, Grafiti junto a la entrada principal de San Nicolás. Abajo, pintada en el lienzo de muralla en la Puerta de Coria. /A. Solé
Arriba, Grafiti junto a la entrada principal de San Nicolás. Abajo, pintada en el lienzo de muralla en la Puerta de Coria. / A. Solé

La colaboración de dos vecinos ha permitido saber que el individuo llegó a la ciudad en un coche alquilado en Sevilla

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

«Es un delito penal porque se trata de un atentado contra el patrimonio histórico artístico de la ciudad y esta vez, frente a lo ocurrido en anteriores ocasiones, esperamos encontrar al culpable gracias a la colaboración ciudadana», afirma el alcalde, Fernando Pizarro.

Ocurrió el día de Nochevieja. Plasencia despidió el año con la solidaria carrera de San Silvestre y también con grafitis en dos de sus monumentos: en la fachada de la iglesia de San Nicolás y en el lienzo de muralla que está anexo a la Puerta de Coria. La Policía Nacional está llevando a cabo una investigación para encontrar al autor de las pintadas, realizadas con spray azul, en ambos monumentos.

Pero, tal como señala el alcalde, esta vez es posible hallar al culpable «porque hay dos testigos de los hechos, uno de las pintadas en la Puerta de Coria y otro de las realizadas en la iglesia de San Nicolás». Y uno de ellos fotografió la matrícula del vehículo al que se subió el vándalo cuando descubrió que alguien estaba viendo lo que hacía en el momento en que grafiteaba en el lienzo de muralla.

Pintada en el lienzo de muralla en la Puerta de Coria.
Pintada en el lienzo de muralla en la Puerta de Coria. / A. Solé

«El testigo de la Puerta de Coria grabó la matrícula de coche y el de la iglesia de San Nicolás fotografió al individuo cuando estaba pintando», detalla el primer edil placentino. Por eso en esta ocasión, mantiene Pizarro, «quizás sea posible que podamos encontrar al autor y que pague por sus actos». De momento, la matrícula del vehículo ha permitido saber a la Policía que el coche en el que viajaba fue alquilado a una empresa de Sevilla. «Por eso se están tratando de conseguir los datos y por eso también, para que el procedimiento pueda seguir su curso, hemos presentado la correspondiente denuncia por parte del Ayuntamiento en la comisaría, tanto por las pintadas en la muralla como en San Nicolás, porque ambos son elementos del conjunto histórico artístico de la ciudad», añade el alcalde. Por eso también por el momento, «porque se trata de las pruebas», el Ayuntamiento no limpiará las pintadas, a las que tendrá que destinar algo más de 3.000 euros para su eliminación. «Pero lo peor no es el dinero que cuesta esta limpieza, sino el daño que se hace a la piedra, el deterioro que sufren los monumentos, aunque la eliminación se lleve a cabo con productos permitidos; por eso estos hechos se consideran un atentando al patrimonio y un delito penal», reitera el primer edil. «Y en esta ocasión, frente a lo sucedido otra veces en otros elementos del conjunto histórico, la colaboración ciudadana ha sido fundamental y gracias a ella hay muchas posibilidades de encontrar al autor».

En cualquier caso, el Ayuntamiento deberá hacer frente a otro desembolso de dinero público por un acto de vandalismo. Aunque se han reducido de forma notable tras la eliminación del botellón, siguen siendo un asunto de primer orden en la ciudad. Los destrozos que los gamberros provocan cuestan entre 100.000 y 150.000 euros al año a todos los placentinos.

Grafiti junto a la entrada principal de San Nicolás.
Grafiti junto a la entrada principal de San Nicolás. / A. Solé

Una cifra cuantiosa si se tiene en cuenta que se trata de un desembolso gratuito y, por tanto, evitable si no hubiera individuos que se divierten estropeando lo ajeno. Grafitis en muros y paredes de edificios históricos o no, roturas de bancos, de papeleras, de los sistemas de riego en parques y zonas verdes repartidas por toda la ciudad, también de retrovisores de vehículos y quemas de contenedores de basura no son hechos aislados en Plasencia.

Los últimos son los producidos en un lienzo de muralla junto a la Puerta de Coria y en la iglesia de San Nicolás. «Pero los ciudadanos cada vez están más concienciados sobre la necesidad de proteger nuestro patrimonio y, en esta ocasión, su rápida colaboración va a resultar fundamental, algo que agradezco mucho», concluye Fernando Pizarro.