Plasencia tumba el cambio urbanístico en Santa Bárbara que pedían los propietarios

Presentación de la solicitud de modificación del PGM para la sierra en mayo de 2017. :: David Palma/
Presentación de la solicitud de modificación del PGM para la sierra en mayo de 2017. :: David Palma

El Ayuntamiento dice que no se ajusta al informe ambiental de la Junta y los afectados amenazan con una batalla judicial

Claudio Mateos
CLAUDIO MATEOSPlasencia

El Ayuntamiento de Plasencia ha dado carpetazo a la propuesta de modificación urbanística solicitada por los dueños de casas ilegales en la sierra de Santa Bárbara, con la que buscaban poder iniciar el procedimiento para regularizar sus viviendas de acuerdo a lo contemplado en la Ley del Suelo. El gobierno local ha denegado formalmente el cambio normativo con el argumento de que no se ajusta al informe ambiental publicado el pasado mes de marzo por la Junta de Extremadura, en el que se daba luz verde a la modificación pero con algunas limitaciones, como la prohibición de construir nuevas viviendas. Los afectados no se conforman con la decisión municipal. Han presentado un recurso de reposición y amenazan con una dura batalla legal.

La negativa del gobierno de Fernando Pizarro a cambiar el Plan General de Urbanismo (PGM) de 2015 en lo relativo a Santa Bárbara se fundamenta en dos informes de funcionarios municipales, uno del arquitecto, fechado el 17 de mayo de este año, y otro del técnico de administración general, del 9 de julio.

El primero recuerda que la propuesta de modificación no ha sido promovida por el Ayuntamiento placentino, aunque fue este el que la presentó ante la Junta a instancias de un grupo de propietarios. Señala además que el actual PGM ya incluye soluciones para regularizar las construcciones situadas en el suelo no urbanizable común (SNUC), que se encuentra en la parte baja y media de la sierra, y que el hecho de no permitirlo por encima de la cota 420, donde comienza el suelo con protección paisajística, fue «una decisión pensada y tomada en el transcurso de la redacción del PGM». Es decir, que se hizo así para preservar el modelo de ciudad defendido por el Ayuntamiento.

El arquitecto advierte en su informe de que aceptar la modificación que pretenden los propietarios, en la que se eliminan varios de los actuales requisitos para la regularización, abriría la puerta a legalizar, mediante modificaciones puntuales, cualquier vivienda de cualquier parcela por pequeña que fuera, de manera que «nada impediría que se reclasificara toda la sierra», desde la Ronda Sur hasta la cumbre. De hecho, el funcionario aprecia en esta propuesta «un interés especulativo centrado en la expectativa de transformación urbanizadora de la sierra». Indica en ese sentido que el informe ambiental de la Junta deja claro que sólo pueden entrar en el ámbito de la modificación las viviendas clandestinas ya existentes «con objeto de permitir la posibilidad de regularización de las mismas», de manera que «estará prohibida la construcción de nuevas viviendas unifamiliares aisladas en dichas zonas, especialmente en el suelo no urbanizable de protección natural paisajística».

El arquitecto municipal ve «interés especulativo» por parte de los promotores de la modificación

Por su parte, el informe del técnico de administración general concluye que la modificación planteada «no recoge las directrices y determinaciones indicadas en el informe ambiental estratégico» de la Junta, y advierte al gobierno local de que, si decide tramitarla, debe incluir esas limitaciones. En todo caso, señala que corresponde al Ayuntamiento la decisión final, que ha sido finalmente rechazar la propuesta.

Los propietarios, por su parte, han presentado un recurso de reposición en el que solicitan que se anule la resolución municipal. Sin entrar en el fondo del asunto, argumentan que no se ha seguido el procedimiento administrativo recogido en la ley para las propuestas modificación puntual urbanística, ya que el Ayuntamiento debería haber realizado una aprobación inicial en pleno antes de enviarla a la Junta de Extremadura, cosa que no hizo.

Archivo

Los dueños piden por lo tanto que quede sin efecto la resolución en la que se rechaza el cambio del PGM para la sierra, que se lleve a cabo la aprobación inicial por parte del pleno, y posteriormente se haga una exposición pública con alegaciones en las que se puedan introducir las correcciones planteadas por la Junta en su informe ambiental estratégico. De lo contrario, amenazan con acudir a la justicia no sólo en defensa de la modificación, sino también para actuar contra los políticos y técnicos que no hayan seguido el procedimiento legal de tramitación.