Los placentinos se vuelcan con su patrona