Pizarro asegura que las obras de los pabellones militares no están paradas

Estado actual de la obra de los pabellones militares. :: Andy Solé/
Estado actual de la obra de los pabellones militares. :: Andy Solé

Aunque el descenso de la actividad ha llamado la atención de la ciudadanía, los trabajos «siguen su curso previsto»

LUCÍA SEMEDOPLASENCIA.

Las obras de los pabellones militares de Miralvalle continúan «según los plazos previstos», según confirmó el alcalde, Fernando Pizarro. La aparente reducción de la actividad en las obras, que convertirán el edificio en una residencia de ancianos, ha llamado la atención de los vecinos durante los meses de verano.

Según explica el alcalde, la empresa está a la espera de la recepción de suministros y, aprovechando ese periodo, sus trabajadores están de vacaciones. El primer edil también indicó que los aparejadores del Ayuntamiento están trabajando en realizar unas mediciones en las instalaciones que «no estaban incluidas en el proyecto inicial y que son necesarias para elaborar el nodo de comunicación intermedio». En cualquiera de los casos, la obra «continúa su curso normal, según lo establecido» explicó el primer edil.

Así, una vez se reciban los suministros la actividad volverá a ser «más visible» pero, por el momento, tampoco se han pausado los trabajos.

La gestión continúa siendo la gran incógnita del proyecto. Pizarro indicó que el Ayuntamiento quiere que sea un servicio público «ya que han sido los fondos públicos los que lo han hecho posible». Por tanto, para el gobierno local lo ideal sería que el SEPAD se hiciera cargo de las instalaciones una vez estén a punto para entrar en funcionamiento.

Aunque a día de hoy no hay respuesta, una cuestión que se ha mantenido así desde antes del inicio de las obras, Pizarro indicó que esta será una de las peticiones que trasladará al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en la reunión que mantendrán estas administraciones en el mes de septiembre.

Pizarro indicó que, en el caso de no obtener una respuesta favorable, el 'plan B' del Ayuntamiento es «localizar una empresa o organización que tenga experiencia en este tipo de trabajos para hacerse cargo de las instalaciones».

Las obras

Los trabajos comenzaron en diciembre del pasado año. La empresa adjudicataria es la firma Joca y supone una inversión de más de 3.000.000 euros que se hace realidad gracias a los fondos europeos. Estos fondos financian el 80% de los trabajos, que emplean a una treintena de trabajadores, 15 de ellos parados de larga duración.

Se espera que la residencia genere en torno a un centenar de puestos de trabajo, que irán desde personal sanitario a especialistas y personal de limpieza, entre otros.

Contará con 30 habitaciones individuales y 26 dobles, que dará capacidad a más de 80 personas, a las que se sumarán otras 32 plazas de centro de día.