La oposición rechaza la transformación urbana que se hará en la Hispanidad de Plasencia

Imagen del nuevo kiosco de Los Pinos, cuya obra y explotación por 21 años saldrán a licitación. :: d. p./
Imagen del nuevo kiosco de Los Pinos, cuya obra y explotación por 21 años saldrán a licitación. :: d. p.

Una rotonda unirá la avenida con la carretera de Salamanca y una nueva infraestructura sustituirá al kiosco actual

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

A excepción de Extremeños, todos los grupos de la oposición -PSOE, Ciudadanos y Plasencia en Común- rechazan la transformación urbana que se llevará a cabo en la avenida de la Hispanidad, una renovación que ha comenzado ya con la gran rotonda de la Universidad en la que luce la bandera de España.

La propuesta del PP, y que se llevará a cabo, consiste en habilitar una segunda rotonda entre la avenida de la Hispanidad y la carretera de Salamanca, con el fin de mejorar la seguridad de conductores y peatones en este espacio. Esta rotonda permitirá además suprimir los semáforos que hoy regulan el tráfico en el inicio de la carretera de Salamanca y, además, la transformación proyectada se completa con una reordenación de los aparcamientos en la propia Hispanidad, la ampliación del acerado para mejorar la entrada del parque de Los Pinos y el traslado a este nuevo espacio del kiosco que actualmente existe y cuya situación se debe regular; no en vano, «la explotación de este servicio se concedió en los años 70», argumenta el edil de Hacienda y Urbanismo, José Antonio Hernández.

También garantiza que «esta transformación no supondrá coste alguno para las arcas públicas». Porque la rotonda se ejecutará con fondos europeos y porque el Ayuntamiento sacará a licitación la obra y explotación de la nueva infraestructura, la que ilustra esta información y que sustituirá al kiosco actual, y cuya estética no tiene nada que ver con el que hay.

Según los cálculos municipales, la construcción del nuevo kiosco costará unos 150.000 euros y es el motivo por el que el PP justifica que su explotación se debe conceder a 21 años, para que el adjudicatario, que además tendrá que pagar un canon anual de 3.000 euros, pueda amortizar la inversión.

La oposición, en general, rechaza la propuesta porque forma parte del Plan General Municipal, que tampoco respaldaron, y porque desde su punto de vista el Ayuntamiento está haciendo un mal negocio. Consideran que debía ser la brigada de obras la que construyera el nuevo kiosco y que después se licitara su explotación por menos años, para impedir que afecte a los gobiernos futuros.

Tanto José Antonio Hernández como el alcalde, Fernando Pizarro, han explicado al respecto que los operarios de la brigada de obras pueden acometer trabajos de mejora o acondicionamiento en construcciones levantadas, pero no construir una nueva infraestructura y menos del tipo como la que se proyecta para el kiosco.

Además, también han aclarado, para dar respuesta a las dudas planteadas por Plasencia en Común, que el mercadillo de los martes en la avenida de la Hispanidad no sufrirá cambio alguno y seguirá desarrollándose en las mismas condiciones que hasta el momento.

 

Fotos

Vídeos