El nuevo centro de menores con trastornos de conducta abrirá en Plasencia en 2021

Entrada principal de las instalaciones del centro Valcorchero. :: Hoy/
Entrada principal de las instalaciones del centro Valcorchero. :: Hoy

Esta medida, aprobada por la Junta, contará con una inversión de cinco millones de euros y ofertará 20 plazas

LUCÍA SEMEDOPLASENCIA.

El Centro de Recuperación Zagal (Cereza) ya está un paso más cerca de ser una realidad: esta semana, el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura aprobó el decreto que permite su creación. Se trata de un espacio que se ubicará en las instalaciones del centro de menores Valcorchero, que cesó su actividad el pasado mes de junio, y estará especializado en la atención de menores con trastornos de conducta. Según las previsiones, comenzará su actividad durante el primer semestre de 2021 con 20 plazas.

Desde la Junta explican que el centro ofrecerá atención residencial y terapéutica «tomando como referencia la acción protectora, la excelencia en la atención sanitaria, la cobertura de las necesidades básicas de los menores y la atención adecuada a las condiciones que cada uno presente». Los menores internados pasarán a formar parte de una comunidad educativo-terapéutica de «convivencia normalizada» que contará con un modelo de atención educativa adaptado para cada uno de los internos, según indicaban desde el Consejo.

El decreto aprobado recoge también otros aspectos relativos a la regulación de la admisión de usuarios, el régimen básico de organización y funcionamiento y las previsiones necesarias para establecer un marco temporal de organización del personal.

Inversiones y plazos

Durante los últimos meses, la Junta de Extremadura ha ido avanzando en el proyecto: además del cese de la actividad de Valcorchero, ya en el mes de mayo la consejería de Sanidad y Política Social sacó a licitación la redacción del proyecto de ejecución y estudio de seguridad de las obras de reforma integral de las instalaciones, con un montante que ascendió a 196.035 euros.

En cuanto a la inversión total de la obra de reconversión se espera destinar 5.480.000 euros, con los que adecuarán el espacio y mejorarán las instalaciones actuales. El centro comenzará a funcionar en el primer semestre de 2021 con 20 plazas, pero también se prevé ampliar este número con el tiempo.

La Consejería de Sanidad ya confirmó que mantendría la plantilla actual y que los trabajadores recibirían formación adecuada para sus nuevas funciones. Se sumarán también ocho educadores más para cumplir con los ratios internacionales de atención residencial especializada. A esto se suma el personal que aporta el SES: un médico psiquiatra, un psicólogo clínico y enfermeros especialistas en salud mental, según indicaban desde el ejecutivo regional.

Es importante destacar que, hasta la fecha, no existe en la región ningún centro de estas características por lo que la Junta se veía obligada a derivar a otras comunidades los casos de estos menores.