La Junta inicia en julio la reconversión del centro de menores de Valcorchero

La ubicación del centro de menores de Valcorchero está próxima al Hospital. :: andy solé/
La ubicación del centro de menores de Valcorchero está próxima al Hospital. :: andy solé

Los 14 acogidos serán trasladados a viviendas tuteladas que supondrán un coste anual de 406.000 euros

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Julio es el mes fijado por la Junta de Extremadura para que el centro de menores de Valcorchero deje de funcionar como tal. Empezarán entonces unas obras que lo convertirán en el primer recurso regional destinado a menores con trastornos de la conducta, lo que la Administración autonómica ha denominado CE.RE.ZA (Centro Residencial Zagal) de Plasencia.

En concreto, detalla la Consejería de Sanidad y Política Social, será para menores tutelados por el sistema «diagnosticados con problemas de conducta, transgresoras de las normas sociales y de los derechos de terceros, cuando además así esté justificado por sus necesidades de protección y determinado por una valoración psicosocial y clínica especializada». El objetivo del nuevo recurso es evitar que estos menores tengan que ser derivados «a centros ajenos a Extremadura, evitando así su desarraigo».

La puesta en marcha de la reconversión de Valcorchero en CE.RE.ZA, de centro residencial a centro terapéutico, comenzará a partir del próximo julio, mes fijado por la Junta para trasladar a los 14 menores que hoy residen en Valcorchero. «Serán acogidos en dispositivos residenciales, creados con ese fin en la ciudad, a través de dos viviendas tuteladas y una vivienda semiautónoma, actualmente en proceso de licitación; una actuación cuyo coste anual será de 406.000 euros», detalla la Consejería de Política Social.

De este modo, a lo largo del segundo semestre de este año, se prevé la licitación y adjudicación de la redacción del proyecto de obra para adecuar el actual centro «a las necesidades funcionales y arquitectónicas que requiere el nuevo recurso proyectado con una inversión prevista de 5.480.000 euros». Con el fin de que el centro CE.RE.ZA pueda comenzar su actividad en el primer semestre de 2021. «Se iniciará con un pilotaje de tres años, en los que se dispondrá de 20 plazas, estando previsto ampliar en diez plazas más, transcurrido dicho periodo».

Se mantiene la plantilla

Respecto a los trabajadores, el departamento que dirige José María Vergeles explica que, «al ser un centro específico, el personal que se requiere necesita una especial cualificación; unos estándares de atención residencial por encima de los habituales en el acogimiento residencial básico». Por eso, garantiza que no solo «contará con la totalidad de la plantilla actual de profesionales adscrita al centro de acogida de menores Valcorchero», que serán formados para las nuevas funciones, sino que esta plantilla «se incrementará en ocho educadores más, para cumplir con los ratios internacionales de atención residencial especializada». Y, además, el nuevo centro contará con el personal clínico que aporta el SES a este proyecto: médico psiquiatra, psicólogo clínico y enfermeros especialistas en salud mental.