El jefe de la Policía de Extremadura promete «vigilancia a pie» a vecinos, comerciantes y hosteleros de Plasencia

Representantes de la zona centro con el subdelegado. :: d. palma/
Representantes de la zona centro con el subdelegado. :: d. palma

José Manuel Merino mantuvo ayer un encuentro con representantes del centro en la comisaría

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Más vigilancia por parte de los policías nacionales y que, además, ésta se haga a pie por las calles de la zona centro. Es a lo que se comprometió ayer el jefe superior de la Policía de Extremadura, José Manuel Merino, con los representantes de los vecinos, comerciantes y hosteleros del recinto intramuros, con los que tuvo una reunión en la comisaría.

El encuentro fue solicitado por la asociación vecinal al subdelegado del Gobierno en Cáceres, José Antonio García, y fijado para ayer. «Y ha sido cuando hemos llegado a la cita cuando el subdelegado nos ha comunicado la participación también del jefe superior de la Policía de Extremadura, el comisario provincial y el jefe de la comisaría de Plasencia», señaló ayer Julián Gutiérrez, presidente de la asociación de vecinos Intramuros. «Es algo que le hemos agradecido sinceramente al subdelegado, porque nos ha dado la oportunidad de hablar con los máximos responsables de la Policía Nacional en la región del problema de inseguridad que tenemos en la ciudad, en general, y en la zona centro, en particular».

Junto a Gutiérrez y otros dos representantes vecinales, en el encuentro han participado Fernando Santiago y Antonio Domínguez por parte de los comerciantes y hosteleros del centro. «Y hemos expuesto la necesidad que tenemos de que los policías patrullen a pie por las calles, porque más allá de las estadísticas, los ciudadanos tenemos sensación de inseguridad, y de que gamberros y delincuentes quedan impunes», añade el presidente vecinal de Intramuros.

«Hemos detallado los últimos sucesos ocurridos, como la rotura de retrovisores en la Ronda, los destrozos en las ruedas de más de cincuenta coches, los tirones que se producen en la calle del Sol y los robos que también hay en bares y comercios», afirma Gutiérrez.

«También hemos manifestado que estamos contentos con la policía, que la sentimos cercana, pero que nos gustaría que hubiera una mayor presencia en la calle», declara Fernando Santiago. «Porque lo cierto es que desde que se cerraron los juzgados y la comisaría, el centro se vacía, especialmente en invierno, y eso genera sensación de inseguridad». Además, añade el presidente de los comerciantes, «hemos planteado la necesidad de que se tenga en cuenta que la población que se mueve en la ciudad, porque es sede de muchos servicios en la zona norte, va más allá de los habitantes censados». Para que se estudie la conveniencia de que «la comisaría placentina se reclasifique con un mayor nivel y ello conlleve un aumento en su plantilla», concluye Julián Gutiérrez.