Intramuros insiste en la necesidad de incrementar la vigilancia policial durante las noches

REDACCIÓN PLASENCIA.

La asociación de vecinos Intramuros volvió a reclamar ayer que se intensifique la vigilancia policial, durante las noches y madrugadas de los fines de semana especialmente, como única solución para evitar altercados como el ocurrido en la madrugada del pasado domingo a las puertas de la discoteca Déjà Vu, en el inicio de la calle Talavera, y en el que tres jóvenes, de entre 29 y 32 años, tuvieron que ser atendidos en el Hospital.

«Lo que ha ocurrido en esa discoteca es el pan nuestro de cada fin de semana, lo que pasa es que unas veces los hechos se conocen y otras, no; por eso es imprescindible que se aumente la vigilancia policial en las madrugadas de los fines de semana», afirma Julián Gutiérrez, presidente de Intramuros. «Y si el problema es que en Plasencia no hay suficientes agentes, que se traigan de otras unidades o ciudades, pero lo que está claro es que sin presencia policial en la calle, hay inseguridad ciudadana».

La discoteca

Por otro lado, desde la propiedad de la discoteca se aseguró ayer que ya se han tomado las medidas precisas para evitar que lo ocurrido se vuelva a repetir. «Y cuando la gente salga, verá estas medidas», señaló uno de los socios de Déjà Vu, que no quiso realizar más declaraciones.

La Policía Nacional, por su parte, sigue adelante con su investigación para esclarecer lo ocurrido en una brutal pelea en la que, al menos, están implicados los tres jóvenes heridos y los porteros de la discoteca.