El Gobierno reduce en 1,2 millones de euros la inversión en Martín Palomino

Empresarios de Martín Palomino, ante la pancarta que protesta por el retraso de la reforma. :: hoy/
Empresarios de Martín Palomino, ante la pancarta que protesta por el retraso de la reforma. :: hoy

También baja hasta los 600.000 euros la partida destinada a la rotonda prevista en la entrada norte

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

«Un par de hachazos, eso es lo que suponen para Plasencia los presupuestos del Estado», criticó ayer el alcalde, Fernando Pizarro. Porque las cuentas del Gobierno suponen una notable reducción para las dos obras más importantes de la ciudad a cargo del Ejecutivo de Madrid: la reforma de Martín Palomino y la rotonda proyectada en la entrada norte.

Los dos millones de euros que aparecían en el presupuesto general en 2018 se han reducido a 800.000 euros en el de 2019, aunque el compromiso de las tres administraciones que deben acometer la esperada remodelación de Martín Palomino pasa por que cada una de ellas aporte dos millones de euros. «Pero además de reducirse la inversión del Estado, no sabemos nada del convenio», recordó ayer el alcalde. Sigue por tanto sin ser aprobado por el Consejo de Ministros, requisito previo a la firma. A diferencia de lo que han hecho tanto el Ayuntamiento como la Junta, instituciones que ya han dado el visto bueno al acuerdo.

Pero el Ejecutivo de Pedro Sánchez no solo ha reducido la inversión prevista para esta histórica reforma. También lo ha hecho con la partida destinada a la rotonda de la entrada norte. Si en el presupuesto pasado aparecía un millón de euros para la infraestructura, ahora son poco más de 600.000.

«¿Esto es una sorpresa?», se preguntó ayer públicamente Pizarro. «No, no lo es, porque siempre que gobierna el PSOE, a Plasencia le toca un hachazo», se respondió. «A pesar de que se trata de inversiones que, aunque grandes para la ciudad, son muy pequeñas para el Estado, lejos de mantenerse, se reducen».

Por eso las críticas del alcalde alcanzaron ayer también tanto a los diputados nacionales socialistas como al Ejecutivo de Guillermo Fernández Vara. «Porque lo que tenemos es un par de hachazos para Plasencia, ciudad a la que los gobiernos de Madrid y Mérida solo dan migajas». Porque, desde su punto de vista, «la Junta no ha insistido al Gobierno para que dé el visto bueno al convenio de Martín Palomino para poder firmarlo y poder empezar después las obras». A pesar de que «llevamos un año de retraso con la firma, seguimos sin ella». Según Pizarro, el presidente regional podría aprovechar algunas de las reuniones que tiene en Madrid con dirigentes nacionales, «algunas de las reuniones por el tren, para mostrar también interés por Plasencia», declaró.

En cualquier caso, adelantó que los diputados nacionales del PP presentarán enmiendas a los presupuestos generales para conseguir que no se reduzcan las dos grandes inversiones del Estado en la ciudad, para que se mantengan las partidas destinadas Martín Palomino y a la rotonda de la entrada norte.