La futura planta fotovoltaica de Naturgy requiere modificar el plan de urbanismo

Los molinos del Merengue han cambiado la panorámica de la ciudad. :: david palma/
Los molinos del Merengue han cambiado la panorámica de la ciudad. :: david palma

El Ayuntamiento ingresará cada año por el IBI de las tres instalaciones de renovables de la multinacional más de 500.000 euros

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

El Ayuntamiento trabaja ya en la nueva modificación del Plan General Municipal (PGM) que se deberá acometer para que Naturgy pueda iniciar la construcción de una planta fotovoltaica. De hecho, esta misma semana, técnicos municipales, de la Junta y de la propia multinacional mantendrán una reunión para avanzar en este requisito imprescindible para que Naturgy pueda hacer realidad este nuevo proyecto de energía renovable.

Según el concejal de Urbanismo de Plasencia, José Antonio Hernández, la modificación solo es precisa para la planta fotovoltaica, no para el segundo parque eólico que la empresa levantará también en la sierra del Merengue, próximo al que se inauguró el pasado viernes, y que tendrá al menos otros 15 aerogeneradores.

«Para la instalación del primer parque eólico ya tuvimos que hacer una modificación del PGM y ésta es válida para el segundo que se proyecta, por lo que a priori no requiere otra modificación, pero sí es precisa para la planta fotovoltaica; por eso, la necesidad de iniciar el trámite de nuevo», explica el edil de Urbanismo. La futura planta se ubicará en una finca en la falda de la sierra del Merengue, «en un suelo no urbanizable, pero compatible con este uso», detalla José Antonio Hernández.

Más allá de los ingresos en las arcas municipales que conllevará la construcción de los dos nuevos proyectos de energías renovables en el término municipal, especialmente por el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), los pagos por parte de Naturgy al Ayuntamiento serán anuales a través del Impuesto de Bienes Inmuebles. «Un IBI de características especiales, que hasta ahora solo paga la presa, y que en 2020 recibiremos también por el primer parque eólico», señala el concejal.

«En concreto, 72.000 euros por al presa y unos 200.000 por el parque eólico». De ahí que cuando estén en funcionamiento tanto el segundo parque como la planta fotovoltaica, «estimamos que por el IBI de los tras instalaciones propiedad de Naturgy ingresaremos más de 500.000 euros».

La inversión que acometerá la multinacional y que permitirá que las renovables tengan más fuerza y presencia en la ciudad superarán los 50 millones de euros según el alcalde, Fernando Pizarro. «Se trata de proyectos muy importantes para nosotros y que, además, ya no tendrán el mismo impacto visual de los primeros molinos, porque los que se instalarán en el segundo no se verán desde la ciudad».