PLASENCIA

El escalador sordociego Javier García, próximo premio San Fulgencio

Javier García y sus familiares en su encuentro con el equipo de Gobierno. :: Andy Solé/
Javier García y sus familiares en su encuentro con el equipo de Gobierno. :: Andy Solé

El Ayuntamiento pondrá en valor sus hazañas deportivas y académicas con la entrega de este galardón local el próximo invierno

LUCÍA SEMEDO PLASENCIA.

El Ayuntamiento de Plasencia otorgará un premio San Fulgencio a Javier García, el escalador placentino que el pasado mes de septiembre coronó la cima del Almanzor, el pico más alto del Sistema Central. La particularidad de esta y otras subidas que ha realizado el joven de 27 años radica en su condición de sordociego.

Es por eso que el Consistorio quiso poner en valor esta y otras hazañas con la entrega del galardón que premia la labor de los ciudadanos de Plasencia. Como indicó el alcalde, Fernando Pizarro, es una confirmación adelantada, pero que «merecía la pena anunciar».

El premiado, por su parte, manifestó su satisfacción y agradeció el apoyo del Ayuntamiento y de la ciudad de Plasencia. «Para mí es todo un honor y un placer, y quiero agradecérselo a toda Extremadura, por estar siempre ahí», declaró.

Entre sus últimas acciones y mediante su proyecto digital 'Un mundo con sentido', García coronó el Pirámide Vincent (4.215 metros) el pasado 8 de agosto. Dos días después hizo lo mismo con el Balmenhom (4.167 metros), Corno Nero (4.322 metros), Ludwigshöhe (4.342 metros) y Punta Parrot (4.436 metros), a los que se sumaron el Breithorn (4.164 metros), y el Pólux (4.092 metros).

Comienzos difíciles

Javier García asegura que sus inicios en la escalada no fueron sencillos. Él comenzó a perder el oído cuando era un adolescente y, cursando sus estudios en un instituto placentino, esto se achacó a falta de atención e interés. Él mismo asegura que la respuesta fue muy negativa tanto por parte de los otros alumnos como de los docentes y que hubo un tiempo en el que su familia «no sabía qué hacer». Cuando comenzó a perder la visión quedó demostrado que los problemas que empezaban a surgir eran físicos.

García asegura que el primer paso fue duro y que, en una época en la que se estaba aislando y encerrado en sí mismo, conocer al presidente de la federación extremeña de Montaña, José Antonio García, fue esencial.

«Él era el psicólogo que la ONCE envió a mi casa para hablar conmigo», explicó, y fue la persona que le propuso sus primeros recorridos y paseos, que finalizaron por descubrir su pasión por la escalada, que le ha llevado tan lejos.

Sin embargo, sus logros van más allá del deporte: el joven se trasladó a Madrid, donde concluyó sus estudios. Finalizó bachillerato con una media de sobresaliente y continuó estudiando Administración de Empresas y Derecho. En 2016, se hizo con una beca Erasmus que le llevó hasta Londres, convirtiéndose en la primera persona con sordoceguera en cursar una beca de este programa internacional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos