Donantes que salvan vidas

Reconocimiento a algunos de los donantes con 45 donaciones en la última asamblea. :: a. solé/
Reconocimiento a algunos de los donantes con 45 donaciones en la última asamblea. :: a. solé

Más de 4.000 personas participan en una organización que garantiza sangre a los hospitales regionales La hermandad rinde homenaje un año más a quienes superan las 15 donaciones

ANA B. HERNÁNDEZ

plasencia. Muchos lo son porque lo han vivido en casa, otros porque han tenido que hacerlo ante la necesidad de algún familiar y amigo, y otros más porque escucharon una petición pública y se lanzaron a atenderla. Todos, en cualquier caso, porque tienen una vocación altruista que les lleva a darse a los demás. Son los donantes de sangre, un colectivo imprescindible en la región, porque regala vida.

La hermandad placentina comenzó a funcionar en la década de los 70 y hoy son unos 4.200 los que la conforman, de la ciudad del Jerte y de muchos pueblos de las comarcas del norte extremeño. Son todos los que han donando alguna vez sangre en su vida, los considerados donantes activos. «Porque la inmensa mayoría de los que donan una vez, esta es la verdad, repiten y se quedan», afirma Ángel María Martín Cobos, presidente de la Hermandad de Donantes 'Virgen del Puerto'.

Una organización que forma parte de la red de solidaridad de Extremadura, como destacó el consejero de Sanidad, José María Vergeles, en la última asamblea de la hermandad, en la que se reconoció la labor altruista de 168 donantes. En concreto, de los 94 que han realizado 15 donaciones, los 53 que han hecho 30 y los 21 que han alcanzado las 45. «Porque esta labor salva vidas a diario y es la base del funcionamiento de nuestro sistema de salud», destacó Ángel María Martín, reelegido por otros cuatro años presidente de la hermandad. Porque su colaboración desinteresada en favor de los demás ha logrado que la organización del área de salud de Plasencia -hay una hermandad por cada una de las ocho áreas de salud de la región- cerrara 2018 con 4.367 donaciones, de las cuales 3.883 fueron posibles en las 88 salidas que se realizaron, y 484 bolsas en el Hospital Virgen del Puerto. «Entregamos al banco regional, desde el que se distribuye la sangre a los hospitales, 43.000 bolsas, 22.000 litros de sangre», señaló el presidente.

Cifras importantes que unidas a las aportaciones del resto de hermandades «hacen posible que, al menos por el momento, haya la sangre que se necesita». Su objetivo es que la situación no cambie y, por eso, la labor de la hermandad se centra no solo en realizar las colectas, sino también en la promoción de la donación. «Especialmente en los centros educativos y en la Universidad, para que haya relevo generacional, porque se necesitan donantes de sangre, porque es esencial para nuestro sistema de salud», resumió Ángel María Martín.

«Porque la donación de sangre no solo salva vidas, sino también da calidad y ánimo al enfermo cuando la recibe», añadió el alcalde, Fernando Pizarro, que también participó en la asamblea.

«Por eso, no cambiéis nunca, seguid siendo tan generosos como sois», les pidió José María Vergeles, tras reconocer que «si la hermandad fuera una empresa, yo no podría pagar a los trabajadores; la labor que hacéis solo puede ser voluntaria, porque es impagable».

La hermandad realiza una colecta el primer martes de cada mes en el salón de plenos del Ayuntamiento, de 17 a 21 horas. Y en el hospital todos los días, de 10 a 13 horas. «Sin olvidar las colectas en las poblaciones del norte; podemos decir que hay una en la zona cada dos días», zanjó Martín. Porque la sangre sigue siendo necesaria para continuar salvando vidas.