La Diputación cifra en cinco millones la deuda municipal de Plasencia con el Sepei

La Diputación cifra en cinco millones la deuda municipal de Plasencia con el Sepei

Critica que el Ayuntamiento busque dilatar el pago con recursos, pero garantiza la continuidad del servicio en la ciudad

ANA B. HERNÁNDEZ

El consorcio del Sepei, el servicio de bomberos, enfrenta al Ayuntamiento de Plasencia y la Diputación de Cáceres. El Gobierno local del PP ha decidido no continuar pagando las anualidades que le corresponden hasta que no haya una negociación sobre las mismas. De hecho, en el presupuesto de este año no recoge la partida que le corresponde para 2019.

El motivo, como ha explicado en más de una ocasión el edil de Hacienda, José Antonio Hernández, es que el equipo de gobierno considera que esas anualidades son abusivas para la ciudad y reclama, además de una justificación de las mismas, la puesta en marcha de un plan de pago que permita al Ayuntamiento asumir la deuda sin poner en peligro las arcas municipales y que la Diputación se comprometa a hacer inversiones en la ciudad. En definitiva, «pedimos para Plasencia el mismo trato que se da a otras localidades de la provincia», ha resumido Hernández.

La Diputación, por su parte, cifra en más de cinco millones de euros lo que el Ayuntamiento le debe por el servicio de los bomberos y acusa al Ayuntamiento de tratar de dilatar el pago que le corresponde con recursos administrativos y procesos judiciales.

Alfonso Beltrán: «Plasencia no está siendo leal con la provincia de Cáceres»

«Plasencia tiene un problema económico y, por eso, trata de demorar los pagos al consorcio», afirma Alfonso Beltrán Muñoz, vicepresidente de la Diputación Provincial de Cáceres y responsable del Sepei, Hacienda y asesoramiento a municipios en la institución provincial.

Acusa al Ayuntamiento de Plasencia de «no ser leal con la provincia de Cáceres», porque asegura que «la última aportación de la ciudad al consorcio corresponde a la anualidad de 2015». Desde entonces, según Alfonso Beltrán, Plasencia no ha pagado más por el servicio de bomberos, lleva por tanto cuatro años de retraso y la deuda supera ya los cinco millones de euros.

«Se trata de un servicio que la Diputación está obligada a dar a las localidades de menos de 20.000 habitantes, por lo que tanto Cáceres como Plasencia deberían tener sus propios parques», recuerda Alfonso Beltrán. «Pero se negoció con ambas ciudades un convenio para darles el servicio, que contempla pagos y anualidades», añade.

Inversiones

Desde su punto de vista, en referencia al plan de pago planteado por el Ayuntamiento, «si el último que ha hecho corresponde a 2015, no parece que se pueda ser más flexible». En cualquier caso, afirma que la próxima semana «tenemos un encuentro» en el que podría negociarse cómo dar una solución al conflicto, «a pesar de que el talante del concejal de Hacienda no es el más adecuado, porque lo primero que debe hacer es reconocer que la ciudad tiene un problema económico».

El vicepresidente de la Diputación insiste en que tratar de dilatar el pago con recursos no lleva a ningún sitio y que «al final Plasencia tendrá que pagar». En cualquier caso, garantiza que el servicio de bomberos continuará, «porque se trata de un servicio de primera necesidad y los ciudadanos no tienen que pagar por lo que hacen sus dirigentes».

También aclara que, «aunque podríamos haber tomado alguna medida por esta decisión del Ayuntamiento, como retener los fondos que nos llegan a través del servicio de recaudación, no lo hemos hecho, porque no estamos para entorpecer la labor de ningún ayuntamiento». Y anuncia que «al igual que hemos comprado una autoescala para Cáceres, con una inversión de 700.000 euros, está previsto comprar otra para Plasencia».