Comienza la rehabilitación de la fachada principal de los pabellones militares

Lona que muestra cómo será la fachada de la residencia. :: d. palma/
Lona que muestra cómo será la fachada de la residencia. :: d. palma

REDACCIÓN

plasencia. La obra de rehabilitación de los pabellones militares, que serán convertidos en residencia geriátrica, ha iniciado una nueva fase con el andamiaje de las fachadas, según ha destacado el Ayuntamiento en una nota de prensa. Para ello, se ha realizado un trabajo previo de adecentamiento de las soleras y el refuerzo estructural de la cubierta y las cornisas.

Además, según indica el equipo de gobierno, «de forma paralela al trabajo exterior se continúa reforzando la cimentación en la zona de los sótanos y realizando tabiquería de ladrillos para el cierre de espacios vanos».

Hasta el momento se han realizado tres certificaciones por valor superior a los 300.000 euros, y en unos días se procederá a la cuarta certificación de una obra que cuenta con un presupuesto de más de tres millones de euros.

Su financiación corre a cargo de los fondos europeos logrados con el proyecto 'Plasencia crece contigo', dotado de un total de cinco millones de euros que gestiona de forma directa el Ayuntamiento. Con cargo a estos fondos también se ha construido la rotonda de las víctimas del terrorismo, y se va a llevar a cabo la nueva glorieta prevista en el cruce de la carretera de Salamanca con la avenida de la Hispanidad. Una obra que conllevará asimismo la adecuación de la entrada al parque de Los Pinos, la reordenación de los aparcamientos en la Hispanidad y la eliminación de los semáforos en el inicio de la carretera de Salamanca, junto a los arcos. Esta obra ha sido adjudicada a la empresa placentina Araplasa con un presupuesto de 236.000 euros -un 22% de baja sobre el precio de licitación- y un plazo de ejecución de cuatro meses.

En cuanto a la conversión de los pabellones militares en residencia de ancianos, la obra comenzó el pasado 17 de diciembre y tiene un plazo de ejecución de 18 meses. Una vez culminen los trabajos, la ciudad contará con un nuevo servicio. La residencia tendrá 30 habitaciones individuales y 26 dobles, con capacidad para 82 personas.