La ciudad gasta 42.000 euros anuales en el fomento de la salud

A. B. H.

plasencia. En 2004 Plasencia se unió a la red de Ciudades Saludables y Sostenibles de Extremadura, y un año después, a la nacional. Desde entonces, dependiente de la Concejalía de Salud Pública, Servicios Municipales y Medio Ambiente, la promoción de la salud y los buenos hábitos se lleva a cabo con un presupuesto anual de 42.000 euros, según detalla el edil responsable, Luis Miguel Pérez Escanilla.

También aclara que el motor del programa es la promoción de 'salud para todos', pero que son dos los colectivos prioritarios de las actividades que se desarrollan: los menores de 15 años y los mayores de 50. «Porque está comprobado que son quienes están en estos tramos los más receptivos a los consejos de salud».

Para avanzar en la promoción de unos hábitos «cuyos beneficios están de sobra confirmados», Plasencia se sumó también en 2016 a la Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el Sistema Nacional de Salud. «El objetivo es desarrollar estrategias que respalden cualquier cambio en el estilo de vida que quiera iniciar una persona, ya sea ser más activo, tener una alimentación más saludable, sentirse mejor emocionalmente, dejar de fumar, informarse sobre los riesgos del consumo de alcohol o prevenir las caídas y sus consecuencias», detalla Escanilla.

Reconocimiento

Para ello, las diversas actividades que anualmente se llevan a cabo en el marco de este programa inciden especialmente «en tres líneas: una alimentación saludable, buenos hábitos y ejercicio físico». En su promoción se celebran charlas, talleres, exposiciones, concursos escolares, el proyecto de huertos tradicionales, los huertos escolares, actividades educativas en el aula de la naturaleza de Los Pinos, jornadas en favor del envejecimiento activo y la participación también en programas de ámbito nacional e internacional como la Semana Europea de la Movilidad o la Hora del Planeta, sin olvidar las campañas de sensibilización medioambiental o de consumo responsable.

Una línea de trabajo por la que la ciudad recibió el premio de calidad al fomento de un desarrollo urbano saludable y sostenible de la Red Española de Ciudades Saludables en su primera edición, la de 2013, así como la medalla de oro en la Semana de la Movilidad Sostenible del año 2015. Por eso Escanilla asegura que «se continuará trabajando en la misma línea, porque la educación es clave para cambiar los hábitos».