«Que fuera en el carrito es quizás lo que ha salvado la vida a la pequeña»

El carrito en el que iba la niña, en las traseras del Ponce. :: a. solé/
El carrito en el que iba la niña, en las traseras del Ponce. :: a. solé

«Acertamos al decidir llevarla con urgencia al hospital», dicen los policías que atendieron a la niña de 13 meses golpeada por un coche

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Una bebé de 13 meses está ingresada, con pronóstico reservado, en la planta de Pediatría del Hospital Virgen del Puerto, tras ser golpeado con fuerza por un turismo el carrito en el que iba, que llevaban sus padres por la calle Rodrigo Alemán. Tal fue el golpe que recibió, que el carrito cayó por un terraplén y paró en las traseras del Ponce de León, a unos 12 metros de distancia del lugar donde fue arrollado por el vehículo.

Sus padres se tiraron a por ella y salieron a la calle de la Ciudad Deportiva, donde hallaron a la familia Jesús y Paco, los dos policías nacionales que llegaron en primer lugar al accidente. «El padre tenía a la niña cogida, pero la pequeña, con los ojos abiertos, no reaccionaba», explican los agentes. «Por eso, puesto que la niña ya había sido movida y no respondía, decidimos no esperar a la ambulancia y llevar a los tres al hospital; pusimos las luces de emergencia y tardamos menos de cuatro minutos».

Más información

En el hospital, los médicos lograron reanimar y estabilizar a la niña. Según la información facilitada al respecto por el SES, la pequeña de 13 meses ha sufrido un traumatismo craneal y policontusiones. Se encuentra en observación en la planta de Pediatría del Hospital con pronóstico reservado, porque aún se desconoce cuál será su evolución, aunque se mantiene estable.

El conductor dio negativo tanto en el test de drogas como en el de alcohol que le fueron practicados

«Esta mañana (por ayer) hemos ido a verla al hospital, queríamos saber como está, comprobar que se encuentra bien, porque no hemos pasado buena noche, porque fue un momento duro ver a la familia tan mal». Jesús y Paco creen que «acertamos con la decisión de llevar a la niña de forma urgente al hospital». Y también que «quizás fue el hecho de que estuviera sujeta en el carrito lo que le ha salvado la vida, porque lo cierto es que el golpe que recibió fue tremendo», aseguran los policías nacionales, precisamente los mismos que, hace ya casi dos años, rescataron a una persona que estaba inconsciente de un incendio en la ronda del Salvador; una intervención, cabe recordar, por la que se les concedió la medalla al mérito policial.

El accidente en el que ha resultado herida la niña de 13 meses se produjo en torno a las 20 horas del miércoles. Según fuentes policiales, el coche, en el que viajaban dos jóvenes -un chico, que conducía, y una chica, en el asiento del copiloto-, circulaba a una velocidad excesiva por la calle Rodrigo Alemán. El conductor perdió el control, golpeó a la pequeña cuando invadió la acera por la que iba la familia y terminó empotrado contra un árbol.

La Policía Local es la que se ocupa ahora de la investigación y la que abrirá un atestado contra el conductor por conducción imprudente y temeraria. El expediente se trasladará después a la Fiscalía para que determine si la infracción cometida por el conductor es administrativa o penal y se ponga en marcha el proceso judicial pertinente.

Según fuentes consultadas, el conductor no dio positivo ni en alcohol ni en drogas cuando fue sometido a los test habituales en un accidente de tráfico por los agentes de la Policía Local.

Además de la pequeña, que es la que más daño sufrió y por lo que permanece ingresada en el Hospital Virgen del Puerto -los médicos han acordado que esté al menos 48 horas en observación-, los servicios sanitarios también atendieron tanto a la madre de la niña, que presentaba heridas leves, como al conductor del vehículo que provocó el accidente y al que en la mañana de ayer la Policía Local le tomó declaración en la Jefatura.

Desde la Policía, tanto la nacional como la local, se considera que es preciso que los conductores, en general, y los más jóvenes, en particular, se conciencien de la necesidad de conducir de forma prudente y responsable para evitar que accidentes como el ocurrido, y que ha acabado con un bebé en el hospital, puedan volver a repetirse.