Las cámaras que vigilan el acceso al centro de Plasencia no funcionan desde el verano

Cámara instalada en la Puerta de Coria, una de las tres ubicadas para controlar el acceso. :: d. palma/
Cámara instalada en la Puerta de Coria, una de las tres ubicadas para controlar el acceso. :: d. palma

El Ayuntamiento asegura que el sistema se paralizó cuando se inició el proceso judicial contra la empresa adjudicataria del servicio en la ciudad

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Hace tiempo que la oficina de la Policía Local ubicada en la calle del Rey, junto al Ayuntamiento, no recibe imágenes de los vehículos que acceden al recinto Intramuros. Porque hace más de ocho meses que no están funcionando las cámaras instaladas en las calles del Rey, Coria y Talavera para controlar el acceso de vehículos no autorizados al centro. No porque estén estropeadas, sino porque no existe conexión con la Oficina de Recaudación de la Diputación, según el Ayuntamiento, para la tramitación de las multas a los que acceden sin permiso al recinto Intramuros fuera del horario permitido.

Estas cámaras lectoras de matrículas comenzaron a funcionar el 1 de octubre de 2014. Durante su primer año en servicio, para controlar el acceso de los coches al casco histórico, la Policía Local puso una media de 15 multas diarias a vehículos que circularon sin autorización fuera del horario permitido, lo que se tradujo en una importante fuente de ingresos para el Ayuntamiento de Plasencia, que recaudó por este concepto entre 200.000 y 400.000 euros, ya que si bien la sanción estaba fijada en 80 euros, se podía reducir a la mitad en caso de pronto pago.

El horario de acceso libre a Intramuros es de 7:30 a 11:00 y de 14:00 a 17:00 de lunes a viernes, y los sábados de 7:30 a 11:00. El resto del tiempo se suponía que se necesitaba autorización para acceder a la zona centro y que, por tanto, era cuando las cámaras de vigilancia comenzaban a hacer su función. De tal modo que se multaba a los conductores infractores.

Sin embargo, según ha podido saber este periódico, hace ya más de ocho meses que las cámaras no están recogiendo imágenes y que, por tanto, ni hay multas ni hay recaudación.

'Operación Enredadera'

Desde el Ayuntamiento se asegura que las cámaras no están estropeadas ni tampoco el software preciso para su uso. Sin embargo, falta la conexión con el Servicio de Recaudación de la Diputación de Cáceres, herramienta necesaria para que las cámaras cumplan la labor que llevó a su instalación, esto es que las infracciones que se recojan, las matrículas de los vehículos que acceden al recinto Intramuros sin tener autorización para ello, lleguen al citado servicio de recaudación para que la tramitación de las sanciones se ponga en marcha.

Las mismas fuentes municipales indican que la empresa adjudicataria de este servicio, Imesapi, es una de las investigadas en el marco de la 'Operación Enredadera', la macrooperación nacional que se hizo pública en julio de 2018 y que coordina un juzgado de Badalona contra el amaño de contratos públicos relacionados con sistemas informáticos de gestión policial.

La puesta en marcha de esta investigación impidió, según fuentes municipales, que Imesapi ultimara la renovación del sistema de vigilancia, a través de las tres cámaras lectoras ubicadas en Rey, Coria y Talavera, con la conexión con el Servicio de Recaudación de la institución provincial. De ahí que desde entonces, aunque las cámaras no están estropeadas, según fuentes municipales, no se está multando a los coches no autorizados que acceden a la zona centro.

El Gobierno local trabaja ya en un nuevo pliego de condiciones para sacar a licitación de nuevo este servicio y también el de mantenimiento de los semáforos, también adjudicado a la mercantil investigada en la macrooperación puesta en marcha por la Fiscalía Anticorrupción y la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional.

 

Fotos

Vídeos