Blázquez culmina las primeras ocho figuras del mural que cederá a la ciudad

Antonio Blázquez da las últimas pinceladas a una de las figuras en su taller. :: andy solé/
Antonio Blázquez da las últimas pinceladas a una de las figuras en su taller. :: andy solé

El escultor confía en que su obra, que se ubicará junto a las pinturas de Procasa, esté instalada a finales del próximo mes

ANA B. HERNÁNDEZ

plasencia. Las primeras ocho figuras de la quince aproximada que protagonizarán un mural escultórico al aire libre ya están terminadas. Su creador, el escultor local Antonio Blázquez, las ha modelado en su taller, igual que hará con las que restan, «con las que seguiré en cuanto instalemos las primeras».

Para ello necesita la ayuda de los operarios de la brigada de obras. Para colocarlas sobre el talud que hay en la avenida Virgen del Puerto, pocos metros por encima de los edificios de Procasa convertidos en murales pictóricos, gracias al Invasión Street Art Festival, una iniciativa de Misterpiro que este año ha alcanzado su segunda edición y que ha hecho posible que obras de seis artistas urbanos, incluido él, luzcan en sendas fachadas de Procasa.

Murales pictóricos a los que en breve se sumará uno escultórico, el que Antonio Blázquez donará a la ciudad, del que ya tiene las ocho primeras figuras humanas, hombres y mujeres, todos desnudos, de tamaño natural la mayoría, que se encajarán en la gran roca ubicada por encima del citado barrio.

El segundo museo

Un conjunto escultórico, que su creador quiere que esté terminado e instalado a finales del próximo mes, y que se llamará 'La tormenta', porque quiere representar la purificación. «Cuando pasa la tormenta, siento que he rejuvenecido, tengo una sensación de libertad, me encuentro bien», explicó Blázquez en la presentación de su iniciativa. Ahora, con las primeras ocho figuras ultimadas, insiste en que es la idea con la que está trabajando, el sentimiento que quiere transmitir con una creación que se está haciendo realidad con «piedra artificial, el material que estoy utilizando, una mezcla de cemento, arena y pigmentos». Porque las figuras tendrán distintos tonos de azules, verdes y ocres, y todas irán armadas con hierro.

Pero, aunque suaves, «las figuras tendrán escorzos, porque me gusta el modelaje intenso», reconoce el artista, y así romperán así la estructura lineal de la roca. Irán algunas encajadas y otras suspendidas sobre la pared vertical «para dar sensación de movimiento», agrega.

Este mural escultórico será el segundo proyecto artístico que Antonio Blázquez cederá a Plasencia. Porque suyas son también la quincena de obras abstractas, de grandes dimensiones, elaboradas en hierro, piedra y pizarra, que protagonizan el primer museo al aire libre de la ciudad, el que es una realidad en la zona del Berrocal. Y al que ahora se sumará otro más en Procasa, por el mural de Antonio Blázquez y las pinturas de los artistas urbanos.

Y, al igual que con el museo, tampoco el escultor cobrará nada por su nueva obra, de unos trece metros de largo y cuatro de alto, si bien el Consistorio aportará los materiales y la infraestructura necesaria para su instalación.