El Ayuntamiento de Plasencia estudia la compra del colegio del Río para frenar su deterioro

Restos del colegio del Río que se ven desde la circunvalación sur. :: david palma/
Restos del colegio del Río que se ven desde la circunvalación sur. :: david palma

Analiza la viabilidad de adquirir el espacio sito junto al barrio de San Juan para habilitar plazas de aparcamiento

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

Data del siglo XVI y aunque nada tiene que ver con el que fue, los restos que siguen en pie sí dan una idea del esplendor pasado. Evitar que esos restos arqueológicos se pierdan de forma definitiva es el objetivo que pretende el Ayuntamiento con el estudio de su compra. Por eso analiza la vialidad de hacerse con el conocido como el colegio del Río.

«Estamos estudiando la opción de adquirirlo, de negociar con la propiedad del espacio para ponerlo en valor, porque forma parte de la historia de la ciudad y la degradación avanza en él», explica el alcalde, Fernando Pizarro.

Justo en frente del convento de San Francisco, al otro lado del río Jerte, se pueden divisar las ruinas de lo que en su día fue el Colegio de San Fabián y San Sebastián. Su fundador fue Fabián de Monroy y Carvajal, VII señor de Monroy y VIII señor de Valverde de la Vera, Canónigo-Arcediano de Plasencia y Béjar. Su fundación data de 1578 y es que en el siglo XVI Monroy y Carvajal dejó en su testamento la villa de recreo renacentista que poseía, para que se levantara en ella un colegio para pobres.

Y así fue. Aunque los jóvenes que estudiaran en el centro educativo Fabián de Monroy, además de tener más de 20 años, solo podían estudiar Derecho y Teología.

A comienzos del XVII el colegio tuvo una etapa próspera y, a mediados de este siglo, se convirtió en lo que fue el primer antecedente de seminario que hubo en Plasencia. Sin embargo, los problemas económicos que surgieron lo hicieron después inviable y, durante la Guerra de la Independencia, las tropas napoleónicas lo saquearon y produjeron importantes destrozos. Aun así, y aunque nada tiene que ver lo que hoy se mantiene en pie con lo que fue, el Gobierno local quiere recuperar los restos que quedan junto a San Juan y ponerlos en valor para frenar su deterioro y lograr que persistan en el tiempo.

Por eso estudia la viabilidad de adquirir el colegio del Río y negociar con la propiedad su compra a través de una permuta de terrenos. «Nuestro objetivo es adquirirlo para consolidar los restos y ponerlos en valor», reitera del alcalde. Pero también para habilitar una nueva zona de aparcamiento, con entrada directa desde la circunvalación sur. «La idea es llevar a cabo una actuación similar a la de la Puerta del Sol».

Los actuales restos del edificio permiten hacerse una idea de la fastuosidad que tuvo primero el palacio y después el colegio, el que hizo posible un eclesiástico que legó parte de su patrimonio para que los más desfavorecidos pudieran estudiar. Pero si no se actúa en lo que queda, el colegio del Río terminará por derrumbarse por completo.