Casi 500 árboles de la ribera de Plasencia están muertos o enfermos

Parte del paseo fluvial de la margen izquierda donde se acumulan alisos muertos. :: andy solé/
Parte del paseo fluvial de la margen izquierda donde se acumulan alisos muertos. :: andy solé

Medio Ambiente reclama a la CHT que elimine esta masa forestal por el peligro que supone para los ciudadanos

ANA B. HERNÁNDEZ

plasencia. «Es una enfermedad parecida a la seca de la encina que mata a los árboles de ribera; es un hongo el que la provoca y hoy por hoy no hay tratamiento para el mismo», explica el concejal de Medio Ambiente, Luis Miguel Pérez Escanilla.

Esta enfermedad es la principal causa de la situación que hoy se da en la masa forestal de los paseos de la ribera y la que ha provocado que sean casi 500 los árboles que están muertos o enfermos.

«El hongo afecta a los árboles de ribera, que la mayoría son alisos, pero también a otros como chopos, fresnos, llorones, acacias o negrillos», detalla el edil. Y es el motivo por el que el Ayuntamiento lleva tiempo reclamando a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) que actúe en la zona.

El Ayuntamiento pide un campo de fútbol-playa en la Isla y un embarcadero en la zona del Cachón

Una petición que esta misma semana tanto Luis Miguel Pérez Escanilla como el alcalde, Fernando Pizarro, han transmitido a los cuatro técnicos de la CHT que han visitado los paseos de la ribera para conocer cuál es la situación de la masa forestal, para comprobar en el terreno la situación trasladada por los responsables municipales en la reunión que el pasado octubre mantuvieron en Madrid.

Los técnicos han tomado fotografías del estado de los árboles de los paseos del río y, además, el Ayuntamiento les enviará otras imágenes y vídeos que se han realizado con el dron de la Policía Local para que supervisen la situación desde la presa hasta el Cachón. «Después realizarán un informe en el que nos comunicarán qué actuación llevarán a cabo», señala Escanilla. «Desde nuestro punto de vista es necesario primero realizar un plan de saneamiento, para eliminar toda la masa forestal muerta o enferma, y después otro de gestión que controlarla, porque lo cierto es que es muy densa en algunos puntos», detalla el edil de Medio Ambiente.

Pero insiste en que la eliminación de los casi 500 árboles que están muertos o enfermos urge llevarla a cabo cuanto antes, continuar por tanto con una labor parada desde hace cuatro años, «porque en su estado actual representan un peligro para los muchos usuarios de los paseos fluviales». Además, añade Pérez Escanilla, «hay mucha vegetación acumulada en las pesqueras y esto favorece la creación de pequeñas presas en el río que también conllevan peligro».

Por último, tanto el concejal como el alcalde aprovecharon la visita de los técnicos de la Comisaría de Aguas para reclamar de nuevo la instalación de un campo de fútbol-playa en el parque de la Isla, y también la adecuación de un embarcadero para el Club de Piragüismo 'Río Jerte' en la zona del Cachón.