El PP placentino aprueba más de 200.000 euros para gastos fuera del presupuesto

José Antonio Hernández, ayer durante su defensa de la modificación presupuestaria. :: david palma/
José Antonio Hernández, ayer durante su defensa de la modificación presupuestaria. :: david palma

Lleva al pleno una nueva modificación para pagar casi 700.000 euros pendientes por el servicio de bomberos

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

En el primer pleno que se retransmitió vía internet, a través de la web municipal, el equipo de gobierno presentó una nueva modificación presupuestaria, que hace el número 33 en lo que va de ejercicio. La cuantía total asciende a 912.641 euros, de los que 696.521 son para hacer frente a pagos pendientes a la Diputación por el servicio de los bomberos y los 216.120 restantes, para abonar gastos que se han ejecutado pero que no se habían contemplado en el presupuesto, por tanto para los que no había partidas previstas.

El concejal de Hacienda, José Antonio Hernández, explicó que el Ayuntamiento no tiene problema económico para hacer frente a estos gastos, por tanto para asumir la modificación presupuestaria, porque la liquidación del ejercicio de 2017 arrojó un resultado positivo y, por tanto, se abonarán con cargo al remanente de tesorería logrado.

Sin embargo, la explicación no bastó a los grupos de la oposición, que rechazaron con firmeza esta práctica municipal. Lo hicieron por dos motivos fundamentalmente. El primero, porque desconocen a qué se deben algunas de las facturas presentadas. «No las conocemos porque en el expediente solo aparecen las órdenes de pago», justificó el portavoz socialista, Iván Sánchez.

El segundo, porque la oposición mantiene que no se pueden permitir gastos que no estén incluidos en las cuentas públicas. «Porque hablamos de dinero que se ha gastado aunque no estaba previsto y esto demuestra que no controlan el presupuesto», dijo el portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Hernández.

En los dos argumentos insistió el portavoz de Plasencia en Común (PeC), Abel Izquierdo. «Vamos a una modificación presupuestaria por pleno, algunas facturas no están justificadas y otras ponen de manifiesto que se trata de gastos superfluos». Por ejemplo, citó el edil, «el pago de los autobuses para ir a la manifestación del tren de 2017».

Además, también insistió PeC, el hecho de que algunas de las facturas que ahora se pagan correspondan al año 2016, «significa que se está generando un perjuicio grave a las pequeñas y medianas empresas», a proveedores por tanto que han tenido que esperar más de un año a que el Ayuntamiento les pague.

Una demora que también la oposición criticó en el caso de la deuda con el Sepei. Los casi 700.000 euros aprobados corresponden a pagos pendiente de 2014, 2015 y 2017.

La Diputación

Hernández explicó que las peticiones de estos pagos por parte de la Diputación se confirmaron cuando el presupuesto de 2017 estaba cerrado y que es ahora cuando se aprueba el abono, «porque es cuando tenemos remanente para ello».

El alcalde, Fernando Pizarro, recordó por su parte que fue la alcaldesa socialista Elia María Blanco la que firmó con la Diputación un convenio para mantener el servicio de los bomberos. «Ella lo firmó, pero no pagó nada, y somos nosotros los que estamos asumiendo su deuda». Por eso, insistió el alcalde, «acordamos con la Diputación una forma de pago paulatina y de ahí la demora que llevamos».

El primer edil también destacó que el pago de gastos fuera del presupuesto, que José Antonio Hernández reconoció que no le gusta, es algo que hacían igualmente sus antecesores, «aunque en cuantías mucho mayores a los 200.000 euros que nosotros traemos», que en el Ayuntamiento surgen imprevistos como en todas las casas y que «lo importante es que tenemos remanente para hacerles frente».

 

Fotos

Vídeos