Aprobados 130.000 euros para reforzar la muralla entre Coria y Berrozana en Plasencia

Parte del tramo de la muralla que discurre entre Coria y Berrozana y que se reforzará. :: david palma/
Parte del tramo de la muralla que discurre entre Coria y Berrozana y que se reforzará. :: david palma

El Gobierno central aportará el 75% de la inversión con cargo al 1,5% cultural

REDACCIÓNPLASENCIA.

El Ayuntamiento invertirá 130.000 euros, de los que 96.559,50 proceden del programa de ayudas del 1,5 % Cultural, para la recuperación integral de un tramo de la muralla medieval.

Según ha informado esta semana el alcalde, Fernando Pizarro, el proyecto de actuación ha pasado ya por la Comisión del Plan Especial de Protección del Recinto Intramuros (PEPRI) para su visto bueno definitivo, informa Efe.

El Ministerio de Fomento ha aprobado el proyecto que el Consistorio presentó a la última convocatoria del citado programa por un importe total de 130.000 euros, de los que el Gobierno central aporta el 75 % de la inversión.

Pizarro ha mostrado la «satisfacción» del Gobierno local y ha recordado que la muralla placentina cuenta ya con un plan director, algo que se tiene muy en cuenta en este tipo de convocatorias. El alcalde ha apuntado que aunque la muralla no tiene especiales problemas que aconsejen una intervención urgente, existen tramos en los que es necesario actuar para consolidar tanto la base como los lienzos, cubos y torres.

En este sentido, ha detallado que el Gobierno municipal decidió acudir a la convocatoria de ayudas con un proyecto que pretende actuar sobre el tramo de muralla de la ronda de Higuerillas, alrededor de 1.400 metros cuadrados de lienzo que discurren entre las puertas de Coria y de Berrozana. Los trabajos se centrarán en la consolidación y refuerzo de la base de sustentación rocosa de la muralla, la reposición de mampostería y la limpieza del muro.

En concreto, según ha detallado el Ayuntamiento en una nota de prensa, los trabajos a realizar van encaminados «al tratamiento de las patologías existentes en ese tramo de la muralla, en especial en la parte extramuros, haciendo especial hincapié en el tratamiento de pérdidas de mampuestos en la parte superior y, sobre todo, en el tratamiento de la disgregación de la roca en la parte inferior extramuros a través de un tratamiento superficial».

Evitar desprendimientos

Para ello, antes de intervenir en la propia muralla, se eliminarán los elementos de una antigua instalación de iluminación ya en desuso, y después se llevará a cabo la limpieza y rejuntado con mortero adecuado para sujetar los bloques inestables y el material suelto con riesgo de desprendimiento, así como la retirada de la vegetación de la base de la muralla y la limpieza y eliminación de materiales disgregados.

Se repondrán los mampuestos en aquellos puntos donde se han perdido y se consolidará la zona inferior del muro, la base rocosa donde se asienta la muralla, «con aporte de material pétreo consistente en lajas de pizarra, con el fin de servir de contrafuerte o muro de contención de la base de la muralla y evocar la imagen del suelo original».

Por último, se hará un tratamiento unitario del terreno base para detener la disgregación de la roca, causada por la filtración de humedades, la influencia de factores biológicos y la contaminación atmosférica. «Se pretende no solo resolver el grave problema de disgregación de la roca que se presenta en varios puntos de la zona de actuación, sino también unificar los tratamientos dados anteriormente a este problema que, como se firma en el Plan Director de la Muralla (PDM), producen distorsiones en la imagen del monumento», concluye la explicación del Ayuntamiento.