Más de 6.000 aspirantes acuden en Plasencia a los exámenes del centro de Ciudad Jardín

Algunas de las cientos de personas que esperaban entrar al centro universitario. /Andy Solé
Algunas de las cientos de personas que esperaban entrar al centro universitario. / Andy Solé

21 aulas de la UEx acogieron las pruebas en las que los candidatos tuvieron que contestar a 12 preguntas tipo test y a ocho personales

Ana B. Hernández
ANA B. HERNÁNDEZ

De la ciudad, de pueblos del norte extremeño y también de otras localidades de la región procedían la mayoría de las más de 6.000 personas, de las 10.000 admitidas según la organización, que este sábado realizaron los exámenes convocados por la empresa F. Carrón S. L., para tener así la oportunidad de trabajar en el centro residencial que construye en Ciudad Jardín, en Plasencia, y que está previsto que empiece a funcionar a partir de mayo.

Por eso antes de las 8.30 horas de este sábado, cuando comenzaron las primeras pruebas, cientos de personas se agolpaban en las inmediaciones del centro universitario esperando su turno para acceder al edificio y ocupar su sitio en algunas de las 21 aulas, repartidas entre la primera y segunda planta, en las que ayer se celebraron las pruebas escritas. La fórmula elegida por la propiedad de la residencia para seleccionar a sus futuros trabajadores tras conocer que 10.016 personas habían presentado el currículum.

«Trabajo, pero he hecho las pruebas de Podología y Enfermería para tener otra opción de empleo»

«Trabajo, pero he hecho las pruebas de Podología y Enfermería para tener otra opción de empleo» Laura Gema Mota | 29 años, Mirabel

En todas y cada una de las 16 categorías profesionales –de las 18 solicitadas por la empresa– se llevó a cabo el mismo examen: 12 preguntas tipo test sobre los contenidos específicos de la especialidad y ocho preguntas más a desarrollar en una especie de entrevista personal.

«Pero además se han establecido distintos exámenes para la misma categoría», explicó José Luis Palomares, uno de los propietarios de F. Carrón. S. L. La cantidad de personas convocadas y el tamaño de las aulas impedía que hubiera una separación prudencial en muchos casos entre los aspirantes. Es el motivo por el que, «aunque con el mismo formado, las 12 preguntas tipo test han variado de unos exámenes a otros de la misma categoría», confirmó Rosa Baile, la directora del futuro centro residencial y una de las 50 personas que ayer se ocupó de la organización de las pruebas dentro del edifico.

Preguntas asequibles

Voluntarios de Protección Civil lo hicieron desde fuera, evitando así que las aglomeraciones impidieran el acceso de los convocados a cada hora. Y lo cierto es que «todo se ha desarrollado con absoluta normalidad y en el horario previsto o, incluso, con antelación», resumió Rosa Baile.

En cuanto a los aspirantes, la valoración general fue que las pruebas estaban ajustadas a las categorías profesionales, por tanto que las preguntas se centraban en los contenidos que se presuponen que tienen que tener los candidatos y que, de forma global, los exámenes fueron asequibles. «Yo he hecho el examen de Enfermería y la verdad es que, desde mi punto de vista, las preguntas que han realizado están ajustadas al contenido de la especialidad», explicó Mónica Borrallo, de 33 años, que se desplazó en la mañana de este sábado desde Coria para participar en las pruebas escritas.

«Quiero un trabajo en Ciencias del Deporte, que es la especialidad en la que me he formado»

«Quiero un trabajo en Ciencias del Deporte, que es la especialidad en la que me he formado» Miguel Salgado | 23 años, Cáceres

«A mí me hubiera gustado que, además de las 12 tipo test sobre la materia, se hubiera incluido una a desarrollar, porque hubiéramos tenido una oportunidad más para demostrar nuestros conocimientos», declaró Miguel Salgado, de 23 años, que llegó desde Cáceres para realizar el examen de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte.

Algunos de los aspirantes tienen trabajo y otros buscan su primer empleo. Pero para todos, como explicaron, es una oportunidad para encontrar algo diferente, un contrato más estable quizás, un trabajo en aquello en lo que se han formado, un empleo que les permita mejorar sus condiciones laborales. Por eso, «aunque pensábamos que muchos de los que entregaron el currículum quizás luego no vendrían a la prueba, la realidad es que son mayoría los que han acudido», señaló José Luis Palomares.

Bolsas de empleo

Los que aprueben serán los integrantes de las bolsas de empleo que se formarán ahora y de las que la empresa irá llamando a los trabajadores por orden de clasificación según vaya necesitando personal.

Cabe recordar que son 18 las categorías profesionales que la empresa F. Carrón S. L. necesita: médico geriatra, traumatólogo, graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, fisioterapeuta, psicólogo, trabajador social, terapeuta ocupacional, técnico en Animación Sociocultural y Turística, diplomado en Enfermería, podólogo, auxiliar de Enfermería, auxiliar administrativo, técnico superior en Dirección de Cocina, técnico en Cocina y Gastronomía, ayudante de cocina, personal de limpieza, peluquero y personal de mantenimiento.

«No tengo trabajo y por eso he venido, para lograr una plaza como auxiliar de Enfermería»

«No tengo trabajo y por eso he venido, para lograr una plaza como auxiliar de Enfermería» Francisco Javier Sánchez | 25 años, Plasencia

De todas ellas, los aspirantes a 16 fueron los que este sábado realizaron los exámenes. Solo los nueve médicos que optan a un trabajo no tuvieron que pasar por la prueba escrita. Son nueve los presentados y los admitidos entre geriatras y traumatólogos y, en su caso, «se les hará una entrevista», recordó Palomares.

Mientras, la obra del centro residencial avanza en la calle Brezo de la urbanización de Ciudad Jardín. Con una inversión que ronda los ocho millones de euros, supondrá la puesta en marcha de una residencia privada en una parcela de 7.000 metros cuadrados. El edificio cuenta con siete plantas. Las cuatro superiores albergarán 176 plazas de residentes distribuidas en 86 habitaciones dobles y seis individuales, habilitadas para los diferentes grados de dependencia.