El parque eólico no conlleva empleos obligatorios ni canon para el municipio

Panorámica de la sierra del Merengue, donde está previsto instalar los aerogeneradores. :: david palma/
Panorámica de la sierra del Merengue, donde está previsto instalar los aerogeneradores. :: david palma

El decreto que obligaba a las empresas a dar esas contraprestaciones fue derogado en 2015 por el gobierno de Monago

CLAUDIO MATEOSPlasencia

Ni puestos de trabajos obligatorios ni canon anual para el municipio. El futuro parque eólico de la sierra del Merengue no generará en Plasencia más empleos que los que la empresa considere necesarios para explotarlo, ni otros ingresos distintos a las tasas e impuestos establecidos para cualquier negocio de ese tamaño.

Primero el consejero de Infraestructuras de la Junta, José Luis Navarro, y después del portavoz municipal del PSOE, David Núñez, han desmentido el anuncio que hizo el pasado miércoles el alcalde, Fernando Pizarro, cuando aseguró que el parque eólico dejaría obligatoriamente en la ciudad varios puestos de trabajo por cada uno de los 15 aerogeneradores proyectados, y también un canon anual que cifró en hasta un millón de euros. En efecto, ambas compensaciones venían recogidas en el decreto 160/2010 de la Junta, pero esa norma fue derogada en 2015 por el gobierno regional de José Antonio Monago, precisamente con el objetivo de eliminar trabas para las empresas que quisieran invertir en parques eólicos en Extremadura ante el parón que atraviesa el sector desde que se suprimieron las primas a las renovables.

La apertura de este parque eólico por parte de Gas Natural Fenosa Renovables -si supera todos los trámites administrativos y llega a ponerse en marcha- tendría por lo tanto para la ciudad los mismos beneficios que si se tratase de una empresa dedicada a cualquier otra actividad, aunque eso sí, con una inversión de una magnitud desconocida hasta ahora en Plasencia dentro del sector privado, que se cifra en 37,8 millones de euros.

El gobierno local reconoció ayer que Pizarro se equivocó al remitirse a un decreto derogado para hablar de puestos de trabajo fijos para cada aerogenerador, pero insistió en el rédito económico que el parque tendrá para Plasencia aunque no sea en concepto de canon anual. Desde el PP mencionaron en ese sentido la tasa municipal que tendrá que abonar la promotora por el expediente de calificación urbanística, y también el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), así como el pago anual en concepto de Impuesto de Actividades Económicas (IAE) y del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Según el gobierno local, todo eso sumado asciende a «bastante más» de un millón de euros, según las cifras que se están manejando para el proyecto. También se ingresaría algo por la expropiación de terrenos, ya que una parte del suelo donde está proyectado el parque es de propiedad municipal.

El portavoz del grupo socialista considera en todo caso que Fernando Pizarro se precipitó al lanzar las campanas al vuelo. «A alguno un día se le van a caer la solapas de todas las medallas que se cuelga», dijo ayer en referencia al alcalde. Criticó además la derogación del decreto 160/2010 por parte del gobierno regional del PP ya que, a su juicio, por ese motivo «la ciudad va a perder 30 o 40 puestos de trabajo».

También se han empezado ya a escuchar voces de colectivos conservacionistas que se oponen a este parque eólico. Es el caso de la plataforma Plasencia Libre, que en su página web ha publicado una larga lista con los perjuicios potenciales que la propia empresa Gas Natural Fenosa recoge en el Estudio de Impacto Ambiental. El Ayuntamiento, que se había opuesto con contundencia al proyecto ahora paralizado de un parque eólico en la sierra de Santa Bárbara, sí apoya el de la sierra del Merengue al considerar que su impacto visual sobre la ciudad será apenas perceptible.