Álex Chico, tras la pista parisina de José Antonio Gabriel y Galán

El escritor placentino Álex Chico, ayer en la Plaza Mayor. :: andy solé/
El escritor placentino Álex Chico, ayer en la Plaza Mayor. :: andy solé

El autor recorre los lugares del barrio de Montparnasse donde vivió tres años el también escritor placentino

CLAUDIO MATEOSPlasencia

La lectura casual de los diarios de José Antonio Gabriel y Galán (Plasencia, 1940-1993), publicados hace ocho años por la Editora Regional, fue el origen de la fascinación de Álex Chico (Plasencia, 1980) por este autor, nieto de José María Gabriel y Galán, a quien nunca llegó a superar en fama y reconocimiento póstumo aunque, según muchos, sí lo hizo en calidad literaria. Uno de quienes lo piensan es Álex Chico, que en su primera incursión fuera de la poesía acaba de publicar 'Un hombre espera', donde cuenta sus viajes a París para recorrer los lugares del barrio de Montparnasse en los que el joven José Antonio Gabriel y Galán vivió entre 1963 y 1966. Lo presentó anoche, en compañía del también placentino Juan Ramón Santos, en la librería La Puerta de Tannhäuser.

La editorial que lo publica, Libros en su Tinta, ha incluido el libro en su colección de novela, género que también le han asignado algunos comentaristas de la obra, aunque Álex Chico no está muy de acuerdo. «Creo que es más bien algo intermedio que yo llamo ensayo-ficción», puntualiza en una conversación telefónica desde El Prat de Llobregat, la ciudad barcelonesa donde imparte clases como profesor de instituto. En su caso, el vínculo entre el personaje y el territorio, pasado por el tamiz de él mismo como autor, es lo que más le interesa de esta nueva experiencia narrativa.

El punto de partida de la obra es la estancia de tres años de José Antonio Gabriel y Galán en el París previo a los movimientos estudiantiles del 68. Durante ese tiempo intentó ganase la vida como periodista, pasó alguna temporada estudiando en La Sorbona y escribió sus primeros libros, que aún permanecen inéditos. Además, se casó una francesa y tuvo allí su primer hijo, Alejandro. Algunas referencias a esa época aparecen en sus diarios, publicados en 2008, que causaron un gran impacto en Álex Chico, y no precisamente por ser ambos placentinos. «A diferencia de los diarios de otros escritores, que los usan para vanagloriarse, José Antonio Gabriel y Galán pone en ellos sus dudas, sus obsesiones, sus contradicciones... A partir de ahí fui conociendo todas sus obras, e incluso conocí a su hermana y a su viuda, Cecilia, por lo que pude tener acceso a algunos manuscritos inéditos», apunta Chico, quien llegó a comenzar una tesis doctoral sobre su paisano que más tarde abandonó.

Otro aspecto de Gabriel y Galán que interesó a Álex Chico es que parecía predestinado a que darse siempre a las puertas de todo. «Estuvo en París y se quedó en la antesala de vivir la revolución, luego en Madrid se quedó en la antesala del éxito literario y comercial», señala. «Fue editor de una gran revista como El Urogallo que le permitió formar parte del cogollo literario de Madrid, tuvo como agente a Carmen Balcells, la mejor de todos los tiempos, y montaba reuniones a la que asistían los políticos más importantes, pero luego él se quedaba al margen, como arrinconado. Él era consciente de esas contradicciones y se las tomaba muy a pecho».

Esta incursión de Álex Chico fuera de la poesía no va a ser la última. De hecho, ya está preparando un nuevo ensayo-ficción, esta vez sobre la figura de Walter Benjamin, muy ligada también a los territorios que pisó el filósofo alemán, quien se suicidó en la localidad gerundense de Portou en 1950. Además, esta primavera tiene previsto publicar un cuaderno de aforismos y anotaciones personales.

Álex Chico es licenciado en Filología Hispánica, especialidad en Literatura Española. Ha publicado los libros de poemas 'La tristeza del eco' (Editora Regional de Extremadura, 2008), 'Dimensión de la frontera' (La Isla de Siltolá, 2011), 'Un lugar para nadie' (De la Luna Libros, 2013) y 'Habitación en W' (La Isla de Siltolá, 2015). Sus poemas han aparecido en diversas antologías. Ha ejercido la crítica literaria en publicaciones como Ínsula, Cuadernos Hispanoamericanos, Revista de Letras o Clarín. Ha publicado algunos ensayos y tiene escrita una novela titulada 'Telón de fondo'. Fue cofundador de la revista de humanidades Kafka, y en la actualidad forma parte del consejo de redacción de la revista de literatura Quimera.