La oposición pide el cese de Luis Díaz y el PP "lamenta" su actuación "incorrecta"

El concejal Luis Díaz antes de tomar posesión el sábado/
El concejal Luis Díaz antes de tomar posesión el sábado

El equipo de gobierno destaca la «impecable labor» de la Policía Local en este caso y valora el «arrepentimiento» mostrado por el concejal

CLAUDIO MATEOSPlasencia

El incidente protagonizado por el concejal de Festejos, Luis Díaz, el pasado 28 de mayo después de que la grúa se llevara su coche aparcado en una plaza para discapacitados generó ayer una catarata de reacciones, tanto en el ámbito político como en las redes sociales, tras ser publicado por este diario a raíz de una denuncia del sindicato FSP-UGT. El PSOE y Plasencia en Común reclamaron el cese inmediato del edil, y Ciudadanos dijo que lo hará en cuanto compruebe la veracidad de las informaciones.

El equipo de gobierno del PP únicamente se manifestó por medio de un comunicado de prensa en el que no hubo cierre de filas ni defensa de su concejal, cuya actuación calificó de «incorrecta», aunque valoró «la actitud de arrepentimiento y la petición de disculpas del edil de Festejos». En la nota el gobierno local «lamenta» lo ocurrido, al tiempo que alabó la «impecable labor» de la Policía Local en este caso al denunciar el vehículo mal aparcado y llevar a cabo las «oportunas diligencias», con independencia de quién fuera el propietario del coche.

El PSOE y Ciudadanos exigieron que se haga pública la llamada telefónica realizada por Luis Díaz a la Policía Local tras recuperar su coche, en la que presuntamente lanzó graves insultos contra el operario de la grúa municipal y amenazó con utilizar su influencia para intentar que pierda su puesto de trabajo. El gobierno local respondió que no tiene «ningún inconveniente» en hacerla pública «siempre que la ley lo permita», pero que está a la espera de «un informe del intendente de la Policía Local que indique las posibilidades legales de esta publicación». Todas las llamadas que recibe la Policía Local quedan grabadas por seguridad, y en este caso existe además un parte elaborado por el agente que atendió a Luis Díaz al teléfono, en el cual consta el contenido de la conversación.

El alcalde, Fernando Pizarro, llamó ayer a su despacho al intendente jefe, Enrique Cenalmor, para tratar sobre este incidente, si bien no hizo declaraciones más allá del comunicado remitido por su gabinete de prensa. Estaba anunciada por la mañana su presencia en un acto del obispado con periodistas, pero finalmente no acudió. Sí está previsto que hable hoy antes de una visita que realizará al colegio San José.

Ayer en el equipo de gobierno nadie habló de un posible cese o dimisión de Luis Díaz, cuya actitud, primero por aparcar en plaza de discapacitados y luego por insultar y amenazar al operario, fue criticada con mucha dureza en las redes sociales.

Los grupos de la oposición también fueron firmes. El PSOE dijo que un concejal de una ciudad como Plasencia debe tener una «actitud ejemplar», todo lo contrario a la «mala educación y falta de civismo» mostrados por Díaz. Los socialistas creen que se trata de un hecho «inaceptable, grave y sancionable», por lo que exigen a Pizarro el «cese inmediato» del edil de Festejos. Solicitan además la grabación de la llamada a hecha a la Policía Local.

En parecidos términos se manifestó el concejal de Plasencia en Común, Abel Izquierdo, quien dijo que Luis Díaz «debe dimitir» porque su actuación demuestra «falta de respeto reiterada a los trabajadores, clasismo y prepotencia». Izquierdo acusó además al concejal de Festejos de «mentir» cuando afirmó que había parcado en la plaza de discapacitados a las puertas del juzgado porque tan solo había ido a hacer una gestión de unos minutos. «El señor Díaz es representante del PP ante la Junta Electoral de Zona y ese era el día del recuento general de votos de todos los municipios del partido judicial ante el secretario judicial y la jueza, tarea que no lleva unas horas sino todo el día», apuntó el concejal de Plasencia en Común.

Por su parte, el concejal de Ciudadanos, Juan Carlos Hernández, hizo hincapié en que, en aras de la transparencia, el Ayuntamiento debe hacer pública tanto la grabación de la llamada como el parte policial. «De ser cierto el contenido que se refleja en los medios de comunicación, es gravísima la actitud de un representante de los ciudadanos frente a un trabajador público que se limita a hacer su trabajo», señaló Hernández, quien avisó de que tiene previsto exigir las «responsabilidades correspondientes». Ciudadanos también matizó que Luis Díaz no estaba ese día en los juzgados para un asunto particular, sino «en representación del PP para recoger las acreditaciones de los concejales electos de su partido».

Luis Díaz ya reconoció el incidente el martes, cuando dijo que aparcó en plaza de discapacitados de los juzgados porque llevaba mucha prisa, y admitió que «es posible que se me calentara un poco la boca» cuando llamó a la Policía Local enfadado al darse cuenta de que durante el traslado al deposito municipal la grúa había dañado su coche.