Alburquerque recrea su pasado árabe, judío y cristiano

Representación de la celebración de una boda judía durante el Festival Medieval/
Representación de la celebración de una boda judía durante el Festival Medieval

Desde el próximo jueves hasta el domingo 17 de agosto, la localidad pacense celebra la XXI edición del Festival Medieval. En esas mismas fechas se puede conocer también el Festival Internacional de la Sierra y el Festival de Teatro Clásico de Mérida

ÁLVARO RUBIOBadajoz

Una edad donde la credulidad era el mejor ingrediente para la superstición, donde la traición se pagaba con muerte y la lealtad con riquezas, donde los caminos de la aventura eran largos y los caballeros podían alcanzar su destino tras el filo de una espada. Con esas palabras definen la Edad Media desde la organización del Festival Medieval de Alburquerque, un evento que se celebrará en esa localidad pacense desde el próximo jueves 14 de agosto hasta el domingo 17.

Durante estos días, miles de visitantes y alburquerqueños traspasan los límites del recinto amurallado para adentrarse en el barrio medieval. De este modo, franquean la barrera del tiempo, dan rienda suelta a la imaginación y se dejan envolver en otra época. Lo hacen todo en torno a una de las fortalezas mejor conservadas de España, el Castillo de Luna, ubicado en los altos de la Sierra de San Pedro.

Así lo llevan haciendo desde 1994, año en el que la localidad decidió mostrar al mundo toda su belleza y el atractivo de un pasado caracterizado por la convivencia de tres culturas: la árabe, la judía y la cristiana. Éstas se unen en ese pueblo gracias a los numerosos actos programados para esta cita.

Justas a caballo y a pie, la ya tradicional boda cristiana, danzas medievales (del pueblo, de la corte y danza mora), banquetes y pasacalles de damas envueltas en trajes de ensueño que al mismo tiempo pueden llegar a parecer oscuros y trágicos, son algunas de las actividades que podrán ver aquellos que se acerquen a este municipio de más de 5.000 habitantes ubicado a100 kilómetros de Mérida y a 45 de Badajoz.

A las representaciones teatrales y diversas actividades, se suma uno de los platos fuertes del este festival, el mercado medieval para los visitantes durante el próximo jueves, viernes y sábado. En él se implican, como en el resto de actos, los vecinos. Desde los niños hasta los más mayores, participan de forma directa o indirecta, en alguno de los actos que se desarrollan, convirtiéndose en actores, coreógrafos, directores, historiadores o incluso diseñadores.

Ellos son los que realmente hacen que el visitante pueda imaginar un tiempo pasado. Lo hacen reviviendo en las calles del barrio gótico personajes propios de aquella época. Cortesanas y vendedoras de pócimas milagrosas, juglares y trovadores, pícaros, ladronzuelos, mercaderes y artesanos, saltimbanquis, agoreros y, en definitiva, un sinfín de personajes que hacen partícipe al turista en multitud de muestras y representaciones improvisadas en estrechas callejuelas llenas de tenderetes y viviendas.

Hacen de todo el núcleo histórico un gigantesco museo medieval viviente que incluso cuenta con moneda propia, el maravedí. Ésta empezó siendo una moneda real, acuñada en metales preciosos como el oro y la plata, utilizada para negociar con grandes cantidades de dinero dentro del territorio español o para el comercio internacional, pero fue sufriendo multitud de cambios hasta quedar convertida en moneda de vellón. Fabricada con una aleación de plata y cobre, se utilizó para realizar transacciones pequeñas y, finalmente, quedó totalmente devaluada y cayó en desuso. Sin embargo, ésta volvió a adquirir sentido en 2004, año el que el Festival de Alburquerque decidió acuñar una moneda específica para su evento. Nació entonces el maravedí alburquerqueño, que se ha convertido en la moneda de curso legal dentro del recinto en el que se celebran los actos.

El cambio, que no conlleva ningún tipo de comisión, puede realizarse en el Ayuntamiento, en la Oficina de Turismo y en puntos señalizados en los lugares donde se desarrollan los actos. Toda aquella persona que desee volver a canjear los maravedies sobrantes por euros, podrá hacerlo hasta las 04.00 de la madrugada del domingo 17 de agosto en los bancos habilitados para ello, así como en el Ayuntamiento.

Todos esos elementos han servido a esta iniciativa que comenzó con la colaboración de apenas un centenar de personas para convertirse en un referente cultural nacional. Y no son sólo palabras, sino también reconocimientos a toda una labor. Cuentan con el Premio Mundo Teatro, convocado a nivel europeo, y otorgado como mejor interpretación colectiva a los vecinos de Alburquerque. Además, disponen del sello de calidad de la Junta de Extremadura y la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional.

Otras actividades

El Festival Medieval de Alburquerque reúne música, teatro, danza, diferentes culturas y gastronomía en un mismo lugar. Es lo que sucede durante estas fechas también en otro municipio pacense. Se trata del FIS en Fregenal de la Sierra, una cita que hasta el 16 de agosto reúne a artistas de todo el mundo. Bailarines y músicos ofrecen diversas actuaciones a los miles de espectadores que acuden a cada una de las galas nocturnas del festival.

Pero además de grupos folclóricos llegados de los cinco continentes y de diversas comunidades españolas, el FIS es punto de encuentro para artesanos, vendedores y visitantes. A las actuaciones nocturnas del escenario principal, hay que añadirle el espectáculo Folk en La Sierra, un festival de música folk con grupos de diferentes comunidades y países que conectan perfectamente con los cientos de jóvenes que acuden al FIS y en el que no suele faltar la música celta, así como la gala Flamenco en La Sierra, en la que participan cantaores, tocaores y bailaores de diferentes lugares.

Por su parte, en estas mismas fechas también se puede optar por una sola disciplina, el teatro. Para ello Extremadura cuenta con un evento que se convierte en protagonista cada verano. Se trata del Festival de Teatro Clásico de Mérida. Desde el 13 al 17 de agosto la compañía extremeña Aran Dramática pondrá en escena una versión de Fermín Cabal del texto de Shakespeare, 'Coriolano'. Dirigida por Eugenio Amaya, esta leyenda, que tiene raíces literarias en los historiadores Plutarco, Dionisio de Halicarnaso y Tito Livio, es un drama de acción en el que se muestra la lucha de clases entre plebeyos y patricios.