'Harmony of the Seas', el barco más grande y tecnológico del mundo

'Harmony of the Seas'./
'Harmony of the Seas'.

La nueva joya de Royal Caribbean ya se exhibe en el puerto de Barcelona esperando un verano plagado de visitantes

ÁLVARO ROMERO

El 'Harmony of the Seas', el nuevo crucero de la naviera Royal Caribbean ya está preparado para navegar. El pasado domingo cinco de junio comenzó un viaje inaugural que acabaría el martes siete. Prensa de más de 42 países, proveedores, touroperadores y agencias de viajes pudieron disfrutar de él en su estreno por el Mediterráneo, unas 4.000 personas que no llegaban para llenar los 2.747 camarotes con los que cuenta, con una capacidad total de 6.780 pasajeros.

Se trata de la nueva generación de la prestigiosa naviera americana donde la búsqueda de la excelencia y el cuidado del mínimo detalle se ven representados en cada rincón. Un gigante de 227.000 toneladas, 361 metros de eslora, 66 de manga y 65 de eslora, capaz de alcanzar hasta 22 nudos de velocidad de navegación.

Más que nunca la tecnología es protagonista en esta ciudad que flota, pantallas de televisión Samsung se incrustan en frente de cada cama. Ascensores acristalados con vistas panorámicas que en pocos segundos son capaces de desplazarse a través de 16 plantas. Balcones virtuales en los camarotes interiores con vistas en tiempo real al mar.

Voom, el internet más veloz de altamar

Una onomatopeya que se hace realidad. El Voom es la bomba, la conexión a Internet más rápida de altamar y cómo no, la incorpora el Harmony entre sus avances tecnológicos más destacados. La conexión a la red, que en los cruceros hasta la fecha construidos era una tarea claramente a mejorar, ya no será un problema.

El Harmony of the Seas aúna la mejor tecnología de los barcos de la clase Oasis con innovaciones revolucionarias. Es el primero de esta clase que contará con innovaciones revolucionarias que se combinan con la tecnología de vanguardia de barcos de clase Quatum.

Dos brazos robotizados que hacen las veces de camareros y también de bailarines en el 'bionic bar'. Capaces de bailar al ritmo de la música mientras te preparan un cóctel delicioso. Así es este rincón del barco, realizado a capricho y cuidado al mínimo detalle, los viajeros podrán acceder a la carta de cócteles y bebidas que cada mesa incorpora en forma de Tablet.

Una vez seleccionada la bebida deseada se da la orden a los robots que se ponen en marcha, suena la música y las luces aportan color a este verdadero espectáculo que deja atónitos a los presentes. Decenas de botellas cuelgan del techo, de allí los robots van sirviendo las cantidades necesarias, una vez acabado lo sitúan en la barra y el cliente puede recogerlo y degustarlo

Pulseras WoWBands, el barco en la muñeca

El Harmony of the Seas cuenta con la posibilidad de usar las nuevas pulseras WoWBands, que permiten e los pasajeros conectar con el barco, obtener datos del mismo, intercambiar opiniones con otros viajeros, reservar en cualquier restaurante sin moverse del camarote, realizar cualquier consumición o entrar en sus habitaciones, todo ello a través de tecnología RFID.

El cuidado del medio ambiente es otra de las claves del Harmony, introduce lavadoras de emisiones. Las conocidas como escrubbers aminoran el número de gases que se expulsan a la atmósfera, depuran los gases y reducen la expulsión de sulfuros. Las escrubbers utilizan líquidos específicos para limpiar los contaminantes.

Royal Caribbean ha pulido su joya al máximo, buscando la comodidad del cliente no solo con la tecnología, mencionada anteriormente, sino también con la amabilidad de sus empleados y la calidad de instalaciones y alimentos. Ocio y más ocio para, si no quieres, no bajarte del barco, diferentes opciones para elegir según el momento de ánimo, pensado para todas las edades, familias con niños y parejas.

La naviera americana no deja ningún cabo suelto, puro lujo. El presente verano ofrecerá cruceros de siete noches por el Mediterráneo desde su puerto base, Barcelona, donde realizará itinerarios por los puertos más importantes de Europa y visitando ciudades como Palma, Marsella, La Spezia, Roma y Nápoles. Con la llegada del otoño, cruzará el Atlántico hacia Fort Lauderdale, Florida,  donde establecerá su puerto base en América y realizará cruceros por el Caribe.