El espectáculo de los Bordini regresa a la Plaza Mayor tras once años

La cita en Cáceres será desde el viernes 7 de julio hasta el martes 11 de julio Cada día habrá dos sesiones, una a las 20 horas y otra a las 22 horas

MARÍA FERNÁNDEZCÁCERES

Ante la pregunta de si tienen vértigo, Michael sonríe. Es uno de los componentes del espectáculo de los Bordini, cimentado sobre una gran tradición familiar y que regresa a Cáceres tras once años con su espectáculo 'Bordini show'. El lugar elegido ha sido la Plaza Mayor, donde montarán una estructura fija, formada por una torre metálica de 50 metros, que conectará un cable de 250 metros a un camión.

Sin cinturones y sin mallas de seguridad, los Bordini son conocidos internacionalmente por ofrecer un espectáculo sin trucos y donde cualquier fallo, como dice Michael, «puede ser el último».

No cobran por actuar, aunque reconocen que sin la colaboración de la gente no sería posible realizar el espectáculo, las giras ni las visitas a buena parte del mundo. Desde Helsinki a Lisboa, los Bordini pueden presumir de haber estado en todos los países de Europa y en buena parte del resto del mundo.

Hora y cuarto

El espectáculo durará una hora y cuarto, y se repetirá tres cuartos de hora después. Comienza con un número clásico: dos artistas caminan sobre un cable metálico, donde ensayan piruetas. Después, tres artistas enganchan una parte de su cuerpo al cable: el pie, la mano, e incluso el cuello. El resultado es, según cuenta Michael, uno de los más impactantes.

Otro de los espectáculos consiste en un balanceo sobre un tubo de acero de 25 metros, colocado encima de una torre metálica de 50 metros. El artista se inclina siete metros a cada lado del tubo, de tal manera que crea una horquilla de movimiento de 14 metros a 75 metros de altura.

Michael define estos shows como «auténtico arte», y es que, comienzan desde los 15 años en las máximas alturas, amén de una preparación desde niño. Además, actúan con aire e incluso si está lloviendo y la gente no decide marcharse. «El espectáculo es de nosotros para el público de Cáceres».

El último incidente mortal remonta a los Bordini al año 1973, con la muerte del abuelo de Michael. Aún así, aseguran que no tienen miedo, sino mucho respeto.

La tradición

Tanta experiencia atesora muchos momentos inolvidables e incontables anécdotas. Michael se lamenta de que poco a poco, el espectáculo en la calle se vaya perdiendo como tradición. «Puede que sea la última vez que vengamos a Cáceres», comenta. Junto a él, Charlie, Jack, Bob y los pequeños Hugo, de 7 años, e Isabel, de 13, acompañados de nueve técnicos de seguridad, comienzan mañana una aventura más de la que se sienten profundamente orgullosos y que forma parte de su historia. Después de actuar en Cáceres, marcharán a la provincia de Badajoz este mismo mes de julio, en Mérida y Almendralejo, donde terminarán su 'gira extremeña y comenzarán a presentar su espectáculo en Andalucía. En enero de 2007 pondrán rumbo a tierras americanas.