El peso de la tradición en la Semana Santa

La nueva Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Salud quiere sacar sus pasos con costaleros. La iniciativa suscita críticas y aplausos en el seno de las cofradías.

MARÍA JOSÉ TORREJÓNCÁCERES

La iniciativa de la pro hermandad -denominación provisional que recibe hasta la presentación de los estatutos y la asignación de sede canónica- de Nuestro Padre Jesús de la Salud en su Injusta Sentencia y María Santísima de la Estrella no ha dejado indiferente a nadie. La idea de sacar sus pasos en procesión portados por costaleros y no por hermanos de carga, como es habitual en Cáceres, ha suscitado aplausos y críticas en el seno de las cofradías. Esta nueva hermandad, promovida por un grupo veinteañeros, se convertirá en la número 13 de la Semana Santa cacereña.

Al margen del revuelo levantado a su alrededor, la futura Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Salud ha comenzado a dar sus primeros pasos. El sevillano Miguel Ángel Valverde talla en su taller de Carmona la imagen del Cristo, la primera que ha encargado la cofradía número 13 y que esperan estrenar en la Semana Santa del 2007. Prevén incorporar, progresivamente, el resto de tallas que darán identidad al paso. Serán siete en total (Poncio Pilatos, Claudia Prócula, el esclavo etíope, dos romanos y la sanedrita que anuncia la muerte de Cristo), además de la imagen de María Santísima de la Estrella.

JUAN NARCISO GARCÍA-PLATA

Pte. Unión de Cofradías Penitenciales

«No es tan escandaloso»

Juan Narciso García-Plata se muestra prudente a la hora de pronunciarse sobre la introducción de costaleros en la Semana Santa cacereña. Hoy mantendrá una reunión con los miembros de la gestora de la pro hermandad. «Las opiniones que yo pueda emitir en este terreno son personales. Lo prudente es que lo abordemos en la Unión de Cofradías en un pleno después del verano», subraya.

A la pregunta de si tienen cabida los costaleros en Cáceres, Juan Narciso responde con una afirmación. «Sí es posible. La Unión de Cofradías intenta velar por que la identidad de la Semana Santa de Cáceres se mantenga. Pero lo que no podemos hacer, ni tenemos capacidad para ello, es entrar en el funcionamiento interno de cada cofradía. Si estos jóvenes tienen la idea de salir con el paso a costal será una decisión propia de ellos. La Unión de Cofradías podrá recomendarles o pedirles que mantengan la identidad de la Semana Santa. Hombre, lo que sería extraño es que una cofradía de las tradicionales de Cáceres se planteara ahora salir con sus pasos a costal. Esto, al ser una cofradía de nueva creación, puede ser una innovación. Se puede entender bien o mal, pero no es tan escandaloso. No rompe con nada, ni es un trauma ni un problema para la Semana Santa de Cáceres», expone.

Personalmente, el nuevo presidente de la Unión de Cofradías Penitenciales (relevó en el cargo a Luis Jiménez Pulido el mes pasado) se inclina por mantener la unidad. «No podemos imponer a nadie nada».

Aún es pronto para hablar del día de procesión que se asignará a la nueva cofradía. «Inevitablemente, coincidiría con alguna de las existentes. Pero hay que escuchar qué planteamientos tienen ellos», argumenta Juan Narciso, sin perder la prudencia.

ANTONIO JAVIER CORRALES

Cofrade

«La carga a hombro nos identifica»

Antonio Javier es contundente en el escrito remitido a este diario. Está totalmente en contra de que se introduzca el denominado estilo andaluz de carga en la Semana Santa cacereña. «Por lo que destaca nuestra Semana Santa es por el sistema o tipo de carga en las cofradías y hermandades que poseemos. Nuestra carga 'a hombro' es significativa, es nuestra identidad cultural desde hace siglos, es lo que nos identifica en un claro ejemplo de frontera entre las dos capitales de provincia. Respetando, por supuesto, el costal de nuestros paisanos del sur de la región», reivindica.

«Nuestra región -prosigue- es rica en variedad y gustos, pero sin excesos. En Badajoz, por ejemplo y sin ir más lejos, la Semana Santa es de clara influencia andaluza por razones obvias, mientras que la de Cáceres es más castellana».

Antonio Javier Corrales recuerda el esfuerzo realizado en los últimos 22 años para luchar y conseguir la unidad e identificación de la Semana Santa de Cáceres. «Y a lo largo de estos años se han conseguido los títulos de Interés Turístico Regional e Interés Turístico Nacional», recuerda.

«Me opongo rotundamente a que esto se lleve a cabo y así lo quiero hacer constar basándome en la tradición de nuestra ciudad, basándome en el esfuerzo que nuestros mayores hicieron a lo largo de tantos y tantos años por lo nuestro, por lo cacereño y por nuestra Semana Santa», sentencia Antonio Javier Corrales.

SERAFÍN MARTÍN NIETO

Mayordomo de la Sagrada Cena

«¿Qué problema hay?»

Serafín Martín Nieto está al frente de la Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena, la más joven hasta el momento de las hermandades de Semana Santa. Surgió hace diez años, en 1996, y por entonces tuvo que hacer frente y lidiar con las críticas llovidas por el tamaño de sus pasos -más grande de lo habitual en Cáceres- y su ornamentación. Los comienzos, reconoce Serafín, no son fáciles.

«Tanto mi punto de vista personal como el de la cofradía está bastante claro en nuestro último boletín. Yo no soy quién para impedir que alguien salga de una manera u otra. Ni creo que exista alguien que se pueda atribuir la defensa a ultranza del cacereñismo y con qué autoridad. ¿Qué es cacereño y qué no es cacereño? Se entiende como muy cacereño llevar a las imágenes a hombros, pero es que aquí también se han llevado pasos en carrozas y otros pasos han sido portados por militares. Creo que hay bastante diversidad y que la diversidad es enriquecedora», mantiene con rotundidad Martín Nieto.

Serafín no duda en mostrar su apoyo a los integrantes de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de la Estrella. «Creo que es un proyecto bastante interesante. Cáceres está muy falto de pasos de misterio. Teníamos muchísimas imágenes de cristos y de vírgenes, pero nos faltan esos pasos de misterios», apunta el mayordomo.

«Cada cofradía tiene su autonomía. No hay nada que se lo prohíba, ni el estatuto marco, ni nadie. Y hay que respetar las decisiones que tome cada una de las cofradías -indica-. ¿Qué problema hay en sacar las imágenes con costaleros? ¿Dónde está el mal?», se cuestiona en tono retórico.

JESÚS BRAZALES

Hermano mayor de la Expiración

«El varal no es exclusivo de aquí»

La Hermandad de la Expiración se conoce popularmente entre los cacereños como la hermandad de los andaluces, en honor al origen de sus miembros fundadores. Uno de ellos es Jesús Brazales, de Linares, que ostenta el cargo de hermano mayor.

En el momento de la fundación de la cofradía (en el año 1992), dejaron a un lado el costal para «adaptarse» a la norma no escrita de la Semana Santa de Cáceres y sacar sus imágenes a hombros. «En principio, como todo lo nuevo, hubo un poco de recelo. Y más tratándose de que los fundadores éramos andaluces. Tenían un poco de recelo hacia lo que íbamos a hacer. Se imaginaban que nuestras imágenes iban a salir con el traje de faralaes y bailando. Pero demostramos que éramos una cofradía seria desde el primer día. Hemos contribuido al engrandecimiento de la Semana Santa cacereña», valora Jesús Brazales.

«El hecho de que una imagen se lleve a costal o se lleve a varal no rompe ninguna tradición. El varal no es de Cáceres solamente, se lleva en todo el reino de Castilla y León y en gran parte de Andalucía. Nosotros nos acogimos al varal para no romper mucho la tradición, pero no es que sea un estilo único de Cáceres».

«En la capital de Extremadura -prosigue Brazales- los pasos se llevaban siempre a varal. Y hoy abunda más el costal. Y en Badajoz conviven los dos estilos», dice.

Reconoce Brazales que, como andaluz, le gustaría ver costaleros en la Semana Santa cacereña. «Es una forma distinta de llevar el paso. La diferencia se nota cuando va una imagen procesionando, sobre todo en un paso de palio. Es totalmente distinto. Con el costal, las imágenes parecen que van andando; da otra sensación distinta. Sin embargo, con el varal el paso va de un lado a otro. Es mucho más bonito el costal», describe el de Linares, que presume de haber introducido en la Semana Santa cacereña aspectos como la uniformidad o el tirador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos