La revisión del Plan de Urbanismo debe «partir casi de cero», dice Corominas

PABLO CALVOCÁCERES

«Paralizado» y «partir casi de cero» son de dos las expresiones el que el presidente de la Agencia Extremeña de la Vivienda, Javier Corominas, utilizó ayer en Cáceres en referencia al Plan General Municipal (PGM), el nuevo planeamiento urbanístico de la ciudad, lo que no hace albergar muchas esperanzas de una rápida aprobación del PGM.

Todo ello como consecuencia de los límites que ha ratificado el plan de uso y gestión de los Llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes, zona de especial protección de aves (ZEPA), que impide el desarrollo urbanístico que el PGM había previsto para la zona norte de la ciudad. Corominas aseguró que este plan de uso supone una «modificación sustancial» del planeamiento urbanístico contenido en el PGM y que, en consecuencia, «el plan tiene que reorganizarse y partir casi de cero, no en la parte técnica, pero sí en el proceso administrativo».

Según el presidente de la Agencia, esta modificación sustancial «obliga» a retrotraer todo el proceso administrativo, con nuevo plazo de exposición pública y presentación de alegaciones. Estos pasos ya se habían dado a lo largo del 2005.

De hecho, la semana pasada comenzó el estudio de las alegaciones, que continuará el lunes.

Corominas afirmó ayer que en su primer encuentro con el alcalde de Cáceres, José María Saponi, ya le advirtió de estos problemas medioambientales. «Al final se ha producido lo que dije, siento que no se adoptaran las decisiones de reorientación del plan en su momento», añadió.

Por su parte, el portavoz municipal, Andrés Nevado, aseguró ayer sobre este mismo asunto que el Ayuntamiento «está a la espera» de los informes técnicos que ha solicitado para conocer con exactitud cómo afecta el nuevo plan de uso de los Llanos. «Habrá que esperar a lo que dicen los técnicos para saber si realmente hay que volver a empezar». No obstante, Nevado puso énfasis en explicar que el contenido del PGM es «conocido» por la Junta de Extremadura, con la que se mantienen relaciones habituales desde «hace año y medio» sobre el nuevo plan de urbanismo de Cáceres, por lo que entiende que «quien ha cambiado de criterio es la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos