Decenas de afectados de Afinsa piden apoyo en un acto silencioso

Constituyen una plataforma que pretende luchar por los derechos de las más de 5.000 cacereños presuntamente estafados por la empresa

C.N.N.CÁCERES

Varias decenas de afectados por el presunto fraude filatélico de Afinsa se manifestaron ayer silenciosamente junto a la Subdelegación de Gobierno de Cáceres para reclamar justicia y pedir el apoyo de la ciudadanía. Era el primer acto público en la provincia, un mes después de la intervención judicial sobre Afinsa y Fórum Filatélico que destapó un supuesto fraude en los bienes de más de 350.000 familias.

«Queremos el apoyo del Gobierno y que alguien nos explique lo que está pasando», señaló ayer Francisco Hernández, el portavoz de la plataforma blanca de afectados, una agrupación que une sus acciones a las de otros cincuenta grupos de toda España.

«Nosotros lo que queremos es recuperar nuestro dinero, no tenemos ningún otro objetivo», señaló Hernández. Durante la concentración se leyó un comunicado en el que los afectados se plantean por qué se llevaron a cabo supuestos actos delictivos «a la luz de la constitución, con locales en las principales calles de nuestras ciudades, con presencia mediática constante, con numerosos patrocinios culturales durante 26 años sin que ningún poder público lo controlara ni interviniera».

Los afectados se cuestionan también la forma de llevar a cabo la intervención judicial «creando una alarma social sin precedentes, y destruyendo toda la opción de proteger el patrimonio de los clientes haciendo caer el valor de las empresas cotizadas un 86%, provocando una pérdida patrimonial de más de 600 millones de euros en unas solas horas».

Familias sencillas

Otro de los objetivos de la recién constituida plataforma, que durante la semana que viene llevará a cabo todos los trámites legales de registro es tratar de dignificar la imagen de los inversores de Afinsa. «Los clientes somos ciudadanos de economías sencillas. Esta no era una vía de ahorro, ni de inversión de personas acaudaladas. Hemos visto frustrados nuestros pequeños y necesarios complementos a nuestras pensiones, a los planes de estudios de nuestros hijos, al fruto de vidas de ahorro y sacrificio».

Unas doscientas cincuenta personas forman parte de este primera plataforma cacereña que busca, «bajo la bandera blanca, sin levantar la voz», que el Estado se haga responsable «de la omisión de tutelar los derechos de los consumidores».

Hernández aseguró que aún no se puede precisar a cuánto asciende la cantidad de dinero que los inversores cacereños han podido perder después de este escándalo inversor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos