Ecologistas de PETA protestan en 17 capitales del mundo contra las corridas de toros

Ataviados con unos cuernos de plástico y el tradicional "pañuelico" rojo de los Sanfermines, pidieron la prohibición de los festejos taurinos

EFE | WASHINGTON

Ecologistas, hombres y mujeres, del colectivo PETA (Personas por la Etica en el Trato de los Animales) se exhibieron ayer semidesnudos ante la Embajada de España en Estados Unidos como un adelanto de la protesta que hará en julio en Pamplona para pedir la prohibición de las corridas de toros en Sanfermines.

En otras 16 capitales del mundo también se produjeron otras manifestaciones de PETA. En París, con la torre Eiffel de fondo, y en las embajadas de España de Roma, Bruselas y Berlín, integrantes del colectivo ecologista celebraron actos de protesta similares al de Washington.

Ante la mirada divertida de viandantes, conductores y hasta del embajador de España, Carlos Westendorp, diez jóvenes activistas de la asociación PETA mostraron sus cuerpos cubiertos sólo en los genitales, mientras coreaban "La tortura no es arte ni cultura".

Ataviados con unos cuernos de plástico en la cabeza y el tradicional "pañuelico" rojo de los Sanfermines, siete mujeres y tres hombres sostenían carteles con lemas escritos en inglés, español y catalán.

Los policías de Washington, que presenciaban impertérritos el espectáculo, tan sólo intervinieron para frenar a un grupo de escolares que se dirigía directamente al lugar de la protesta.

Westendorp, que se mostró dispuesto a escuchar a los manifestantes, aunque éstos no le entregaron ningún mensaje, aseguró que no tenía nada en contra de la protesta. "Esta protesta es siempre un espectáculo agradable y una forma de demostrar su disconformidad. Ellos quieren llamar la atención sobre algo que les preocupa y nosotros no queremos coartarles, sino dejarles que se expresen como quieran. Al fin y al cabo, también hay mucha gente en España que comparte su opinión y que está en contra de las corridas de toros".

Según una portavoz de PETA, estas protestas son sólo la antesala del "encierro humano" que celebra desde hace cinco años la asociación en Pamplona en vísperas de los Sanfermines.

El evento tendrá lugar este año el 5 de julio, y espera alcanzar los mil participantes en la capital navarra.